Loading...

Patricia Lay-Dorsey se crió en Detroit y, a pesar cierta limitación en sus capacidades, asiste a festivales y se lo pasa infinitamente mejor que muchos jóvenes. En un documental realizado por Clarence Johnson Productions, ella misma cuenta su historia: “Mi primer festival de música electrónica fue en 2005, a mi amiga Pat y yo nos encantaba ir a festivales en Detroit (…) Fuimos y estábamos rodeadas de gente joven, éramos las más mayores de largo, en ese momento tenía 60 años o así. El sonido estaba increíblemente alto, no era necesario que estuvieras en el escenario para oír la música, se podía escuchar en toda la plaza”.

Desde entonces, cada año, asiste sola al Movement Electronic Music Festival, de Detroit, porque le encanta la música electrónica: “Es una música muy buena. Tiene un gran y potente bajo, eso me encanta”. Reconoce que al principio tenía dudas sobre los géneros electrónicos del festival: “Una vez me preguntaron que qué me gustaba más, si el de house o el techno. Yo dije ‘ No sé cuál es la diferencia entre el house y el techno’, ahora ya sí”.

rave-to-the-grave-with-movement-staple-grandma-techno-body-image-1430324481

Baila con una mano apoyada en su “scooter” (su silla de ruedas motorizada) y disfruta y siente la música de una forma realmente especial, como queda reflejado en el documental, y es que, como ella afirma: “Yo no me hago mayor, mi cuerpo se hace mayor”. Además, entre baile y baile la abuela del techno toma fotografías, porque es fotógrafa, de los asistentes del festival.

Afirma que siempre le ayudan en los festivales. Ella va siempre con una sonrisa en la cara y cada vez es más conocida entre sus asistentes, la gente le dice: “Es genial que estés aquí año tras año, yo quiero ser como tú” y reconoce que “Me hace sentir genial que me digan eso, esos jóvenes son como millones de dólares”.

Aunque Patricia nunca fue madre, luego de convertirse en una incondicional de Movement, siente que ha adoptado a los niños de las raves. Son los chicos [los que hacen de Movement algo tan especial]. Su energía es muy dulce y creo que eso es algo especial para los amantes de la electrónica. Y los llamo chicos porque tengo casi 73 años – todos son mis nietos. Siempre soy la persona más vieja, ¡incluso la gente en sus 50s podrían ser mis hijos!” Con información de Raverspy.com

Sin más preámbulos y, de verdad que merece la pena verlo, aquí les dejamos con el documental:

Comentarios