Loading...

Un estudio de escaneo cerebral publicado por la Universidad de Cambridge, afirma que las personas que usan mariguana de alta potencia muestran signos de daño en una parte clave del cerebro.

Los resultados, reportados en línea el 27 de noviembre en la revista Medicina Psicológicaaún son limitados. Sin embargo, el pequeño estudio de escaneo cerebral no muestra que la mariguana sea la causante directa de la anormalidad cerebral, sino que las dos van de la mano.

“El estudio sugiere que la potencia de la droga importa”, afirmó el coautor del estudio, Tiago Reis Marques, psiquiatra en el Kings College de Londres.

“Ya no estamos hablando de fumar cannabis o no fumar cannabis”, dice Reis Marques. Así como el vodka contiene más alcohol que la cerveza, un toque de alta potencia ofrece mucho más de la sustancia psicoactiva tetrahidrocannabinol, o THC. Una dosis mayor de THC puede tener efectos más fuertes en el cerebro, dice Reis Marques.

Eso es importante porque a medida que los criadores de plantas de mariguana perfeccionan sus productos, los niveles de THC se han disparado. Las muestras que se venden en Colorado, por ejemplo, ahora tienen cerca de tres veces más THC que las plantas cultivadas hace 30 años, afirmó la revista.

El psiquiatra Marques y sus colegas escanearon los cerebros de 43 personas sanas, de los cuales cerca de la mitad consumen cannabis. Los investigadores utilizaron un método llamado tensor de difusión para estudiar la estructura de la materia blanca del cerebro, carreteras neuronales que transmiten mensajes entre las áreas del cerebro.

Los participantes dieron una historia detallada de su consumo de drogas en el pasado, incluyendo información acerca de lo potente que era su mariguana. Las personas que reportaron el uso de mariguana de alta potencia mostraron signos de daño en el cuerpo calloso, el principal aparato de materia blanca que conecta el lado izquierdo del cerebro a la derecha.

Si bien los resultados muestran una relación entre fumar cannabis de alta potencia y el daño de la sustancia blanca, no pueden probar que el cannabis causó el problema. “Estas personas podrían haber tenido estructuras cerebrales anormales antes de su uso”, dice el psicólogo Mitch Earleywine de la Universidad de Albany, en Nueva York.

Los resultados podrían explicarse por otras drogas también, dice el especialista. La cocaína, por ejemplo, ha estado ligada a anomalías del cuerpo calloso, dice Earleywine, quien es miembro de la junta asesora de la NORML, la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes sobre Mariguana.

Debido a que el experimento se centró sólo en la anatomía del cerebro, no está claro si estos cambios afectan también habilidades como la memoria o la depresión. Así mismo, es desconocido si otras partes del cerebro se ven afectadas por el contenido de THC, dice el neurocientífico y psiquiatra Hans Breiter, de la Universidad Northwestern en Evanston, Illinois. “Este estudio deja fuera lo que ocurre con el resto de la materia blanca”, dice.

Con la creciente disponibilidad de la mariguana, entender exactamente lo que causa en el cerebro es más importante que nunca, dice Reis Marques, sobre todo para los jóvenes que no se dan cuenta que la mariguana que están utilizando es mucho más potente que las versiones anteriores. “Estamos en una etapa donde hay falta de información, o la información está cambiando rápidamente”, dice.

Comentarios