Loading...

De acuerdo con un estudio, cada vez que te lavas los dientes, en realidad te estás llevando deshechos humanos a la boca. Y lo peor del asunto no es este, sino que si eres de las personas que comparten el baño con más gente, también te estás introduciendo sus partículas fecales.

Esto es debido a que el cepillo de dientes, es un excelente imán para que el 60% de éstas partículas de excremento, se asienten (quizás, 100% si los habitantes son fanáticos de la garnacha). También, es muy probable que virus peligrosos (como el herpes), adopten tu cepillo como su hogar inmediato.

La ciencia está amarrada de manos ante esta problemática, y mencionan que esconder y guardar los cepillos en un lugar húmedo y sin ventilación, podría tener consecuencias peores. La única solución es dejar tu cepillo en posición vertical, lejos de el lugar donde se realizan las deposiciones, y usarlo hasta que esté completamente seco.

Tomando en cuenta todo esto, ya no importa si vives o no con barbajanes que utilizan tu cepillo para limpiar el escusado a manera de broma. La madre naturaleza, es sin duda, aún más cruel y desalmada.

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com