Loading...

Mucho se ha hablado acerca del desastroso accidente de Reforma que dejó 4 muertos, y donde el conductor, Carlos Salomón, salió ileso, siendo el único sobreviviente en la madrugada del viernes en Paseo de la Reforma.

Y así fue como primero las chicas, accedieron a subirse al automóvil con Carlos.

Luis Fernando era vecino de Carlos Salomón; él primero conoció a Karla en una fiesta en Polanco y le ofreció un “raid” a su casa pues, dijo, les quedaba de paso.

Karla no quiso ir sola y le pidió a Ivonnea quien también acababa de conocer – que la acompañara y ella accedió.

Ivonne a su vez, le dijo a Carlos Roberto que la acompañara. Todos subieron al vehículo conducido por Carlos Salomón, quien aparentemente estaba bajo los efectos del alcohol y otras drogas.

El final ya se conoce; cuatro muertos, dos de ellos, a raíz del impacto, terminaron desmembrados, dos más con traumatismo craneoencefálico. Quien iba al volante, increíblemente salió sólo con dos raspones.

Ayer, Carlos Salomón acudió ante el juez de Control, quien calificó de legal su detención y le impuso la medida de prisión preventiva.

Su abogado solicitó que su cliente no fuera turnado al Reclusorio Norte, al considerar que la tragedia fue un mero accidente.

Pero el Ministerio Público le explicó al juzgador que la mecánica de hechos indicaba que Carlos Salomón manejaba alcoholizado y con exceso de velocidad, lo que representa un riesgo para él, sus amigos y la sociedad.

La juez de Control, Gloria Hernández Franco, fijó audiencia para el próximo viernes 7 de abril, en la que se resolverá si lo vinculan o no a proceso.

“QUE SUFRA LO QUE NOSOTROS”. En la audiencia estuvieron familiares de las víctimas. Las madres no daban crédito a la suerte del imputado.

La defensa y los familiares de Carlos Salomón se acercaron a los deudos a dialogar, para pedirles que otorgaran el perdón y concluir lo más pronto posible el proceso.

La respuesta fue tajante; “Que se pudra, hizo a mi hija pedazos, que sufra lo que nosotros”. Después de esto, las cuatro familias acordaron no otorgarle el perdón.

Los parientes enardecieron cuando se les mostró una imagen de Carlos Salomón dormido, reposando en una de las sillas de una sala anexa de donde se llevaba a cabo el proceso; él descansaba mientras sus abogados delineaban su defensa en un receso de 20 minutos que dio el juzgador para concluir la primera audiencia.

¡No le pasó nada, no tiene ni un rasguno!, exclamó una de las madres, quien el sábado reclamó el cuerpo desmembrado de su hija. Asesorados por abogados y por personal de la procuraduría capitalina, al final de la audiencia los deudos se retiraron y dieron a conocer que el proximo viernes acudirán para seguir cada detalle del proceso.

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com