Loading...

En Corea, un grupo de enfermeras que trabajaban en un hospital privado hicieron una denuncia a través de sus redes sociales donde declaraban que los altos mandos del centro de salud las obligaban a realizar bailes de insinuación sexual hacia los ejecutivos e inclusive a pacientes.

En esta denuncia se declaraba que esta actividad ‘humillante’ se le exigía a las enfermeras de nuevo ingreso que quería permanecer en su puesto.

Varios testigos también aseguraron que el hospital también les pedía realizar actividades para ‘reconfortar’ a los pacientes con la misma temática.

Ante esto, autoridades se encuentran investigando al dueño del Hospital Sagrado Corazón de la Universidad de Hallym pues aseguran que hay muchos casos similares bajo su mando.

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com