Después de varios intentos fallidos para liberar la cabeza de su hijo, el niño uso su ingenio para liberarse de los barrotes que lo tenían atrapado, y de paso, le da una lección a su papá: a veces es más efectivo usar la cabeza, que la fuerza bruta

Especial atención a los perros que también intentan ayudar al pequeño a liberarse. Awwww!

 

Comentarios