Loading...

A casi tres meses de la muerte de 24 perros por intoxicación en Parque México y alrededores de la colonia Condesa, un vecino de la zona dio a conocer tres videos de cámaras de seguridad de su hogar, donde es posible observar al presunto responsable colocando el veneno.

De acuerdo a las grabaciones obtenidas de las cámaras de seguridad privada, los hechos sucedieron la madrugada del 29 de septiembre, día en el que, casi tres horas después, se reportó la primera muerte de un can.

En los videos se puede apreciar a un hombre vestido con chamarra de color azul y gorra blanca, portando una bolsa de plástico de la cual obtiene los cebos.

En repetidas ocasiones y con ayuda de guantes, el hombre coloca el veneno entre las ramas de la jardinera de la calle Ozuluama esquina con Avenida México; lugar donde los perros ingirieron comida contaminada y murieron intoxicados.

Luego de las pruebas microscópicas y exámenes toxicológicos realizados a dos de los 24 canes por la UNAM —con la finalidad de dar una respuesta a vecinos y usuarios sobre la sustancia tóxica de los cebos—, se confirmó el uso de un raticida convencional, combinado de manera premeditada con estricnina, un plaguicida de uso urbano altamente peligroso para animales y humanos, que induce parálisis muscular y provoca muerte por asfixia sin causar pérdida de la conciencia.

Estas grabaciones dieron paso a una nueva línea de investigación por parte de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, pero la falta de evidencia de las cámaras C4 de la zona, no han logrado dar resultados positivos en la averiguación.

De acuerdo a fuentes cercanas y como parte de la investigación, un jardinero de la colonia Condesa fue interrogado para relacionarlo con el caso, pero debido a la falta de claridad en los videos de las cámaras de seguridad privada, no fue posible proceder en su contra.

Desde finales de septiembre y hasta el 29 de octubre pasado, una mujer de 63 años era la probable responsable de la muerte de los canes, tras soltar un comentario irónico, por error, en un puesto de quesadillas.

Pierden a Romina

El cuerpo de Romina, la primer can donada para su estudio e investigación en el caso de los 24 perros intoxicados, fue presuntamente extraviado.

Luego de que una clínica veterinaria llevara su cuerpo a las instalaciones de la morgue del hospital de veterinaria de la UNAM, para practicar una autopsia y revelar la sustancia tóxica que le quitó la vida, su cuerpo no ha sido encontrado.

De acuerdo a los reportes de patología en la UNAM, los estudios, mediante los cuales fue posible identificar la sustancia, fueron realizados a dos machos.

Via: elgrafico

 

Comentarios