Loading...

Charles Helms estaba disfrutando tranquilamente de una partida de golf en el campo Buffalo Creek, en Florida, cuando se llevó una tremenda sorpresa. A unos metros apareció un gigantesco caimán paseándose sin mucha prisa.

Lo primero que hizo Helms fue grabar la escena con su teléfono, pensando que era una broma debido a las grandes dimensiones del animal. El golfista calcula que el caimán medía cerca de cuatro metros y medio de largo.

https://www.youtube.com/watch?v=R8dr5O8hPG4

Comentarios