Un delfín bebé murió a manos de una bola de turistas, luego de que las personas sacaron a la cría del mar para tomarse fotos de recuerdo.

Los hechos ocurrieron en Santa Teresita, en Buenos Aires, Argentina. Y de acuerdo con información de la Fundación Vida Silvestre, el animalito murió luego de que los turistas sacaron al pequeño del mar para tomarse fotos y acariciarlo. Una enorme cantidad de personas acudió para tener la oportunidad de tocar y ver de cerca al pequeño delfín,  hasta que el mamífero murió, debido al calor interno provocado por una acelerada deshidratación.

La situación se dio a conocer, luego de la enorme indignación causada en redes sociales, y gracias a que la organización pro animales, lanzó una campaña de marketing social, con la esperanza de generar consciencia entre las personas, y la importancia que esta especie en particular de delfines tiene. Y obviamente, para que no se repita esta historia.

 

Los delfines fransciscanos, son los más pequeños del mundo, llegan a medir entre 1.3o y 1.70 metros de largo, y sólo habitan las costas de Argentina, Brasil y Uruguay. Además, se sabe que están amenazados y en peligro de extinción, debido a su captura y la sobrepesca que existe en esa región.

Fuente: izq.mx

 

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com