Loading...

 

 

El mundo siempre ha estado lleno de subculturas que dan pie a una gran diversidad entre esos personajes que encontramos en las calles.

Y ya sea por moda, rebeldía con causa o sin ella, ideología o simple gusto; las tribus urbanas son explotadas y saturadas hasta que un día deben llegar a su fin.

Aquí hay un recuento de aquellas que vivieron menos que México en un Mundial de fútbol.

7

Grunges

El sonido de Seattle o “grunge” explotó en los años 90’s. Bandas como Nirvana, Pearl Jam y Soundgarden, nos hicieron creer en un nuevo movimiento distorsionado, sucio, enérgico y desaliñado.

Ese nuevo estilo musical nos regaló a los grungers o grunges.Jóvenes con actitud rebelde, cabello grasoso, jeans de mezclilla rotos, ropa grande sin color y actitud de leñador.Los más “true” tenían ideas comunistas que rechazaban el consumismo y a los medios de comunicación.

Desaparecieron en cuanto el grunge comenzó a perder popularidad. Su estilo fue adoptado por grupos cercanos al hardcore y por los hipsters genéricos.

6

Hippies

Los enemigos de Eric Cartman, de South Park fueron una subcultura básica para las que existen hoy en día.

Los herederos de los hipsters reales (movimiento con base en el jazz de los 40’s) fueron un movimiento que dio inicio en los 60’s y tomo fuerza en los 70’s. Desde entonces podemos decir que no hay un hippie real pues el movimiento perdió fuerza en los años 80 al integrarse a la cultura mayoritaria.

Si bien conocemos a alguien que haya retomado la onda de repartir amor y paz, fumar mota, usar muchos colores, viajar con hongos y otras drogas; ya no tenemos hippies puros.

Ya no hay guerra en Vietnam, Nixon ya murió y el LSD es de la vida cotidiana. Si antes un hippie tomaba café orgánico en una comuna, ahora toma un caramel macchiato en un común Starbucks.


5

Pokemones

Nacidos en Chile y no con el profesor Oak (serie Pokémon), estos fueron un corriente simultánea a los emos por allá del lejano 2006.

Lo que los hacía diferentes era su onda positiva. Mientras un emo creía que todos lo odiaban y no merecía vivir, un “pokemon” creía que la felicidad dependía de él.

Lo gracioso con ellos es que podían escuchar un perreo intenso y luego las tendencias electrónicas.

4

Pachucos

Hoy en día de ellos sólo el recuerdo, la canción de la Maldita Vecindad y ancianos que bailan los domingos en Tepito, es lo que queda.

Compuestos por chicanos desde los años 20’s, estos pandilleros se ganaban el respeto de los blancos con sus característica vestimenta. Un traje con pantalón holgado, cadenas, zapatos lustrados, tirantes y un sombrero; hacían que la gente los identificara.

Para los años 70’s empezaron a ver su reinado derrumbarse. Dando paso a los que hoy conocemos como “cholos”. Hoy los encuentras con Alzheimer en el salón Los Ángeles o algún parque bailando los domingos.

3

Darketos

Su nombre real es “Dark”, pero acá le aplicaron el “etos” que le suelen aplicar a las subculturas.

Es un poco controversial hablar de ellos, ya que muchos consideran que el hombre que da gacetas en Bellas Artes y los que venden rosas en el Chopo son “darks” y eso es algo que en nuestro país nadie sabe realmente.

Desde que llegó este movimiento creado en los 70’s a nuestro país, se ha visto confundido con el movimiento gótico. Lo que no le ha permitido tomar su propia identidad y respeto.

Si bien a esas subculturas las une el negro, no son lo mismo. Causa de que muchos que han decidido adoptar este estilo, terminan mezclando los dos.

El movimiento se hizo moda en 2006 y desapareció casi tan rápido como el tiempo en el que tomó popularidad. Fueron salvajemente acabados por la sociedad que siempre los llamó “góticos”.

2

Floggers

En esos tiempos de celulares Sony Ericsson, Fotolog y Metroflog, surgieron los “floggers”.

Jóvenes que eran llamados los “emos felices” por el basto colorido que tenían en su vestimenta, el fleco característico del 2006 y su gusto por las redes sociales.

Con gustos musicales por la electrónica, se adueñaron de las redes sociales donde posteaban fotografías sugerentes; lo que les generó críticas.

Un día simplemente déjamos de ver tantos pantalones amarillos y rojos en la calle. Estos últimos hasta que aparecieron los mirreyes.

1

Emos

Simplemente los reyes de una subcultura por moda.

De la noche a la mañana, el mundo se llenó de hombres y mujeres con flecos y moños, colores rosa y morado, depresión, pantalones entubados y guantes sin dedos.

Lo masivo que se hizo el movimiento, generó burlas y odio hacía ellos. Fueron víctimas de abusos y violencia, que los llevó a las calles a manifestarse.

Los más hardcore se cortaban para sentir que vivían, los demás sólo le hacían a la mamada pidiendo comprensión. En nuestro país los que lo hacían por moda fueron mayoría, pues en cuanto el movimiento se vio amenazado todos abandonaron el barco.

Nadie extraña las imagenes depresivas de celular a celular vía bluetooth e infrarojo.

Vía 7boom.mx

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com