Loading...

Tu gusto y atracción por el olor a tierra mojada tiene nombre, se le llama petricor.

Petricor es el nombre que recibe el olor que produce la lluvia al caer en tierra seca. Y estamos seguros que en algún momento de tu vida te dieron ganas de incluso meterte a la boca un rico trozo de tierra mojada.

petricor2

No te sientas mal, esto no tiene nada malo, de hecho es algo muy natural, y es muy común que te haya sucedido en la infancia. Probablemente, lo primero que te venga a la mente cuando detectas el aroma a petricor serán recuerdos de tu infancia, y esto es porque tu cerebro detecta qué nutrimentos le hacen falta y comienza a enviar señales a tus sentidos, avisándole que existe un lugar donde pueden encontrarlos: la tierra mojada.

Es en la tierra donde puedes encontrar los elementos que en ese momento a tu cuerpo le están haciendo falta, tales como el hierro, magnesio y zinc, por mencionar algunos. Si alguna vez sentiste la necesidad de comer tierra mojada, es porque tu cuerpo tiene un desequilibrio y te está pidiendo estos elementos importantes para él. Es por esta razón que nos sentimos tan atraídos por el aroma a tierra mojada, o petricor.

¿Y porqué me recuerda a mi niñez?

Bueno, es muy fácil. Como adulto, es muy difícil que te animes a darte un bocado de tierra mojada. Sin embargo, cuando eres niño eres más arrojado e intrépido, y quizás en algún momento de tu vida probaste la tierra mojada. Aunque sea un poquito.

Existen muchos mitos o creencias alrededor de lo mal que es comerse la tierra, como llenarte de lombrices el estómago y demás. Sin embargo, esto está muy lejos de ser real, pues para empezar los parásitos no se alojan en el estómago, sino en el intestino. Y la única manera de llenarte de parásitos el intestino, sería comiéndote todo un nido de huevecillos de lombriz, lo cual es poco probable.

 

Comentarios