Loading...

Tener relaciones sexuales en un cuarto de hotel siempre será mejor que hacerlo en tu propia cama, asegura el psicoterapeuta, asesor sexual y autor de She come first, Ian Kerner, quien asegura que se trata de una respuesta química del cerebro y el diseño de estos lugares.

El experto asegura que cuando estamos en un hotel la novedad del lugar estimula la producción de dopamina en el cerebro, la excitación y, por supuesto, el morbo.

Por su parte, los hoteles están diseñados para ofrecernos una sensación de lujo y sensualidad; lo cual logran por medio de la iluminación, camas, sábanas y el tamaño de las camas, todo ello con el fin de despertar nuestros sentidos. En entrevista con el Huffigton Post, Kerner aseguró:

Cuando miramos una habitación de hotel, nuestra mente ya está predispuesta; inconscientemente sabemos que podemos darnos un capricho. Las habitaciones de hotel tienen ese algo lujoso, sosegado y suntuoso que tiende hacia lo sexual.”

Estar en un hotel también nos ayuda a salir de la rutina, situaciones que desconecta a nuestro cerebro de los problemas que no nos dejan disfrutar de la sexualidad como la ansiedad y el estrés. Nada de lo que rodea a las personas es causa de estrés o de una fuga mental: no hay fotos, cuentas por pagar, ni libros que leer, asegura Kerner.

El asesor sexual asegura que los hoteles nos ponen en un tono natural, porque básicamente están fuera de la norma y resultan estimulantes al sacarnos de nuestra rutina.

Otra ventaja de los hoteles es que tienes privacidad, nadie te interrumpe; muchas parejas tienen hijos o peor aún viven con sus padres. Además tienes la libertad de hacer y decir muchas cosas que, en ocasiones, reprimes en lugares conocidos.

Vía Swagger

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com