Así como lo oyen. Este par de chicas se subieron a la tarima de una fiesta de mala muerte, sólo para terminar enseñando el peluche en el estuche con tal de ganarse una botella de alcohol barato, y una gorra.

Todo esto ocurrió en el Establo de México, donde ocurren cosas inimaginables, como por ejemplo, que el PRI siga ganando. Pues bien, también para la putería hay puntos de oportunidad, y si no nos creen, chéquense a este par de suculentos pollos de barrio, que se sacaron la ropa y se dejaron manosear por toda la barriada.

Este evento tan elegante y de buen gusto, fue organizado y ambientado por el conocido (?) DJ Meack; un animador bastante curioso y que podrán identificarlo por su tono de voz fresa y sus codos sucios. Él fue el orquestador y maestro de obra que llevó a este par de feminas poquito a poquito y bien despacito  a quitarse la ropa y dejarse manosear por los caballeros que estaban a sus pies pidiendo más carne, como en película de zombies de bajo presupuesto.

Una gorra y una botella de alcohol barato fueron las jugosas recompensas que los organizadores pusieron en juego para dicho evento, y que tuvo mucho éxito, pues las muchachas dieron su mejor esfuerzo para llevarse sendos trofeos para gustos muy exigentes. Digo, como dicen por ahí, depende el sapo la pedrada. ¿O no?

Así las cosas, en esta jungla de asfalto, no pierdan detalle de cada una de las concursantes, pues se sacaron la ropa con todo y la cicatriz de la operación en la panza. Eso es tener mucha confianza en sí mismas. Aplausos a las chicas, qué bárbaras.

La verdad, es que las fiestas de putipobres se ponen a toda madre ¿Cómo ven? Eso sí, a la próxima….INVITEN.

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com