Loading...

LA PARAFERNALIA Y ANDAMIAJE MÍSTICO DE SANTA CLAUS Y SUS RENOS VOLADORES SUGIERE UNA CONEXIÓN SIMBÓLICA ENTRE EL CHAMANISMO Y EL USO DEL AMANITA MUSCARIA.

amanita-muscaria

Desde hace algunos años circula en internet, a manera de meme, la historia de los renos voladores de Santa Claus y los hongos amanita muscaria, como una pregunta sobre su consumo o hasta atisbo hermenéutico en el que se sugiere en broma pero también como explicación simbólica que estos renos estarian propulsados por el firmamento elevados por una dosis de hongos alucinógenos. Esta misma historia se conecta con la noción de que el Árbol de Navidad es en realidad el Axis Mundi, o árbol de la vida, ligado en la tradiciones chamánicas con la estrella polar (el Polo Norte donde Santa y sus duendes hacen regalos mágicos) y la misma interpretación de que entonces Santa Claus es en realidad un chamán que cruza realidades.

El origen de este meme según traza el profesor de biología de la Universidad de Harvard, Donald Pfister, data de una conexión realizada por colegas de Gordon Wasson, el famoso antrópologo que dio a conocer a Maria Sabina y que sugirió que el hongo amanita muscaria era el antiguo soma, la bebida de los dioses védicos. Wasson había registrado que la amanita era usada por chamanes de Siberia, sus colegas notaron que en esta región tanto los chamanes como los renos consumían estos hongos (y algunas personas incluso beben la orina de los renos para intoxicarse). Y, también, que los colores del amanita muscaria, que tiene propiedades psicoactivas y venenosas, son los mismos que los de Santa Claus, el rojo y el blanco, un código de complicidad.

A esta relación se le puede añadir el hecho de que según la tradición popular los chamanes son capaces de volar, ya sea como un desdoblamiento astral,  sirviéndose de un espíritu animal o como un “fuego fatuo” (también generalmente representados como luces rojas). De igual manera los chamanes suelen formar alianzas con seres elementales como los duendes o los nomos y obtener regalos de estos seres. Por otro lado, al incluir el ingrediente de la amanita muscaria, la Navidad, con sus tradiciones desgastadas, también puede ser interpretada como una gran alucinación.

Aunque según la mayoría de los historiadores Santa Claus, el viejo bonachón que zurca el cielo en un trineo de renos, fue en realidad inventado por Clement Clarke Moore en 1822 al imaginar en un poema a San Nicolás de esta forma, en temas de orígenes de personajes religiosos y populares y de fechas como la Navidad la desinformación y la incertidumbre imperan. Una leyenda como la de un Santa Claus chamánico que utiliza los portales dimensionales de los hongos para conectar con la naturaleza y llevar regalos que siguen la ley del karma y rodean como un perímetro sagrado al Árbol de la Vida, en el día del renacimiento en el que Sol reinicia su ascenso y las noches dejan de ser tan oscuras quizás sea más apropiada para lo que se quiere creer es “una noche mágica”. Y es que tal vez estos significados paganos de tiempos remotos eran mejores: la Navidad también es la fiesta cristiana que impusieron los emperadores romanos para substituir a las Saturnalias que se celebraban los mismos días, en esos tiempos con fiestas orgiásticas que se alegraban del renacimiento de la luz después del solsticio y sacrificaban para el dios de la agricultura, suscitando la fertilidad venidera. Hoy ese espíritu parece mucho más domesticado y desprovisto de la excitante energía que uno sospecha podía vertirse en esas fiestas para los dioses.

Twitter del autor: @alepholo

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de SOUNDMEUP al respecto.

Comentarios