Loading...

Seguro que muchas veces te pasó que estabas en tus trámites diarios y de improviso te dieron ganas de hacer pipí y te aguantaste por mucho tiempo. Lo que pasa cuando aguantas esta necesidad durante un buen rato es lo que revela el sitio Supercurioso y que a continuación te mostramos.

La vejiga es el órgano músculo-membranoso donde se almacena la orina y se expulsa. La capacidad normal de la vejiga, cuando nos llega el deseo de orinar, fluctúa entre los 250 y 300 cm3, y puede aumentar de 2 a 3 litros en casos en que retenemos el líquido durante mucho tiempo, en esos casos en los que nos resulta imposible ir al baño.

Claro que si un día pasas dos horas con ganas de orinar, no sucede mucho, al menos no inmediatamente. Lo normal, lo lógico y lo saludable es que cuando “la naturaleza indica”, hagas caso lo más rápido posible.

Si eres de los que bebe mucha agua, sabes lo que significa estar en la calle y ser asaltado por una vejiga llena. Desde que aprendemos a controlar los esfínteres aprendemos a ignorar también, en muchas ocasiones, las necesidades de nuestro cuerpo.

Pero pasar mucho tiempo sin orinar trae consecuencias, algunas bastante graves. Una de ellas es que la vejiga se convierte en caldo de cultivo para numerosas bacterias, y éstas pueden causar infecciones que pasarían a los riñones, generando mayores daños al cuerpo.

El doctor Mark Gordon, urólogo en la Clínica Médica Suncoast de San Petersburgo, Florida, apunta que las mujeres son más propensas a aguantar las ganas de orinar, debido principalmente a su preocupación por la falta de higiene en los baños públicos. Los hombres, por otro lado, no se preocupan de la misma manera, y muchos pueden orinar prácticamente en cualquier parte si ya no aguantan…

Orinar de 8 a 10 veces al día sería lo normal, según el mismo médico. Dependiendo, claro, de la cantidad de agua que bebas.

Menos malo es que te orines encima, que puede suceder si en verdad has aguantado demasiado tiempo sin ir al baño. Simplemente, la vejiga se distiende y no puede retener más el líquido. Es muy raro que “explote”, y no sucederá a menos que hayas pasado por una cirugía abdominal mayor, te hayas sometido a radiación o te hayan reemplazado la vejiga por una hecha con tejido intestinal.

Sin embargo, el no orinar a tiempo puede causar, a largo plazo, diversas dolencias:

  • Infección del tracto urinario
  • Cistitis intersticial
  • Insuficiencia renal o
  • Cálculos renales.

Lo mejor es escuchar al cuerpo y, siempre que se pueda, hacerle caso.

Comentarios