Loading...

Los nervios. Los malditos nervios, son los que muchas veces hacen que la primera vez con una persona, se pueda tornar incómoda y nada memorable. Incluso, no importa que seas un hombre o una mujer experimentada, los sentimientos  a veces nos juegan chueco, y lo que parecía ser algo natural y rico, termina siendo raro e incómodo.

Con esta serie de pasos y posiciones, te garantizamos que tu desempeño en la primera vez será tan bueno, que no te soltará nunca más.

shutterstock-70-77c25143224-original-web

  1. Control

Hay que controlar los nervios y la ansiedad. Un vino y una ducha caliente (si hay tiempo), ayuda demasiado. El faje es obligatorio; aunque ya estés muy caliente, no saltes sobre tu pareja inmediatamente. Comiencen el cachondeo, y déjense llevar por la calentura.

misionero2. Los clásicos nunca pasan de moda

Cuando ya estén listos para entrar a la acción, no te olvides de la posición clásica y la que nunca falla: el misionero. No intentes ser tan intrépido con tu pareja. Sobre todo si es su primera vez juntos. Aunque se trate de una relación de confianza y de amistad de hace mucho tiempo, recuerda que mantener el misterio es clave en todas las relaciones.

 

mgid-uma-image-mtv

3. Móntame, como si fuera un caballito

Acto seguido, dale el control un momento. Esto le dará la señal de que confías en lo que puede hacer esa persona. Además, será su oportunidad para demostrar que tan buen amante es. Mientras realiza sus movimientos, abraza a tu pareja, y besa su cuello y oídos, mientras le dices cosas sucias.

 

PA317245

4. Sentadito, te ves más bonito

Ya que permitiste que tu pareja te monte, es hora de agarrarla de las nalgas, impulsarte hacia adelante para sentarte y quedar cara a cara. Mira a tu pareja a los ojos mientras tomas el control de la relación. Esta es una buena posición, pues tienes en tus manos sus nalgas y espalda; con tu boca sus pechos, cuello y labios. Además podrás usar tus piernas para impulsar tu pelvis  con más fuerza y ritmo.

 

doggystyle_1024x1024

5. El gran final

Si todavía continúan en la acción, y ninguno de los dos ha cedido terreno, es hora de ir preparando el gran final. Tómala del cabello y jala firme, pero tiernamente. Tira de su cabello, guiándola hacia una posición donde quede boca abajo, y tú quedes encima de ella. Golpea sus gluteos con las palmas de tus manos, y apriétalos de vez en cuando, mientras la penetras en la posición del perrito. Sigue halando de su cabello y apretando sus nalgas con ritmo, pero recuerda: firmeza, pero sin mucha fuerza; con ternura, pero dominante.

No pasará mucho tiempo para que ella comience a convulsionarse de placer. Aquí viene la parte más difícil, y es que después de tanto ajetreo querrás terminar lo antes posible. Sin embargo, no lo hagas. Después de que ella se venga, baja el ritmo, pero sin sacar tu miembro. Déjala que disfrute su primer orgasmo, dale unos segundos, antes de volverla a embestir. Vuelve a comenzar lento primero, pero con mucho ritmo. Sigue hasta que notes que se aproxima el otro orgasmo, es entonces cuando aumentas la velocidad gradualmente hasta hacerla gritar de placer.

¿Qué sigue?

Se vale cambiar de posición, incluso volver  a las anteriores. Mi recomendación es que leas su cuerpo, quizás ella quiera tomar el control nuevamente, y dejarte descansar como premio. Sé natural, tranquilo que después de leer esta guía, podrás estar seguro de llevar a tu pareja al multi orgasmo.

 

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com