Loading...

Madre e hija fueron detenidas por realizar masajes eróticos en su garaje sin licencia en un área suburbana de Florida.

 

Dos policías encubiertos arrestaron a Anne Marie, de 55 años, y Jennifer Lynn Dodge, de 30, luego de que éstas les ofrecieron sus servicios.

La investigación contra las mujeres comenzó a causa de un anuncio publicado en el portal backpage.com, en el que las masajistas insinuaban dar más que un simple masaje.

“Soy una bella, talentosa y licenciada terapeuta de masajes que Dios usa para traer su energía de sanación a usted y llevarlo a un nuevo nivel de éxtasis. Me especializo en el tejido profundo, la curación y el masaje energético”, decía uno de los anuncios de Anne, según la policía.

A pesar de no contar con licencia para proveer el servicio de masajes, Anne Marie, quien fue detenida el miércoles pasado, aseguró estar calificada para el trabajo, puesto que, al ser una ministra religiosa, cuenta con la autoridad para practicar la “imposición de manos”.

Anne Marie alegaba estar facultada para practicar la “imposición de manos” por ser una ministra religiosa. Foto tomada de Facebook.

Por su parte, el arresto de Jennifer tuvo lugar el día jueves, en un operativo separado, tras ofrecerle a un oficial encubierto favores sexuales por un costo de 200 dólares, en lugar de los 120 correspondientes al masaje regular.

“Había una cochera en el lado derecho de la casa y parecía que habían encerrado parte del porche y ahí era donde el masaje y la prostitución estaban sucediendo”, dijo la oficial Jessica Sullivan, del Departamento de Policía de Sarasota.

De acuerdo con los vecinos, entre cinco y diez autos se estacionaban en la residencia diariamente, cuyos dueños eran, en su mayoría, hombres blancos de edad avanzada.

Jennifer cobró 200 dólares por sus favores sexuales a un policía encubierto. Foto tomada de Facebook.

Los cargos que presentaron en contra de Anne fueron por operar una sala de masajes y practicar una profesión de cuidado de salud sin licencia, por lo que le imputaron una fianza de 4 mil dólares. Jennifer, en cambio, de quien había registro en la corte de haber cometido el mismo delito en tres ocasiones, fue acusada de prostitución y le imputaron una fianza de mil 500 dólares.

Entre cinco y diez autos se estacionaban diariamente en la residencia. Foto: Google.

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com