Loading...

El ombligo es una zona erógena con numerosas terminaciones nerviosas sensitivas.

Todos nos hemos sentido excitados cuando nos acarician o besan el cuello, las orejas, espalda, pechos, caderas, etc. Pero, ¿qué hay de lo otro? Seguramente tú eres de los que jamás estimulan a una mujer en ninguna de las siguientes zonas porque simplemente no sabía que tanto las puede encender.

1. Tobillos:

Una investigación realizada por la Facultad de Medicina de Wake Forest en Carolina del Norte, Estados Unidos, afirma que los tobillos se han convertido en un centro de placer, incluso más que la espalda. Además, según Francis McGlone, la sensación de gozo puede ser similar al sexo.

2. Vello púbico:

Felipe Coiffman, profesor de cirugía plástica de la Universidad de Los Andes en Bogotá, Colombia, confirma que el vello púbico capta feromonas, olores producidos por la vagina que estimulan la libido. Por ello, si se elimina completamente la vellosidad del pubis, podría perderse un estímulo sexual. ¡Cuidado! Tampoco te dejes la selva completa.

3. Axilas:

Esta es una de las zonas con gran sensibilidad corporal, aunque se debe tocar con delicadeza para no producir cosquillas que interrumpan el encuentro erótico.

De acuerdo con Jorge Mascareñas, profesor del Departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Nuevo León, la mayor sensibilidad en el cuerpo femenino se halla en partes cercanas a un orificio y también donde se hacen pliegues, como en las axilas.

4. Ombligo:

El médico Paco Lacueva, director del proyecto Unión de Medicina clásica con la Medicina Natural, explica que desde el punto de vista neurofisiológico, el ombligo es una zona erógena con numerosas terminaciones nerviosas sensitivas. La excitación con caricias, besos, altera la libido de la mujer.

5. Detrás de las rodillas:

Un estudio de la la Universidad Bangor, en Reino Unido, menciona que la manera correcta de estimularlas es con caricias y besos suaves.

Con información de Salud180.

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com