Loading...

Hernán Cattáneo, como buen argentino, tiene un discurso retórico, elocuente y una excelente capacidad de análisis (de su momento actual y el de la escena en general). También se muestra claro y meridiano en sus opiniones y posturas (sobre su rol como productor, la confluencia de géneros o la volatilidad de las modas); y como tantos otros coetáneos demuestra que la madurez, lejos de lo que se pueda imaginar, es una de las mejores armas para los djs. Ahora presenta un nuevo “Balance” en el que sigue haciendo gala de un estilo y visión intransferibles: música de baile para trascender.


¿Qué tal? ¿Dónde le pillamos?

Muy bien, gracias. Estoy de gira en Melbourne (Australia) presentando mi nuevo álbum para Balance que se ha editado aquí esta semana. Los reviews han sido muy buenos, así que todos estamos contentos.

Antes de entrar a analizar su momento actual y proyectos en curso, me gustaría hablar un poco de su background. Me intriga saber cómo era Argentina en los años que se introdujo en el house. Supongo que era muy difícil tener acceso a información, discos y a la cultura de baile en los 80. ¿Qué recuerdos guarda de aquella época?

Era todo muy distinto, como te puedes imaginar. El pop bailable era lo que sonaba en las discotecas de aquella época. De información había muy poca y conseguir vinilos de house en Argentina a mediados de los 80 era casi una odisea. La solución era tener alguien que trabajara en alguna aerolínea y que viajara a Europa o USA regularmente y poder así traer material. Yo conocí el house de esa manera. Un amigo viajó a comprarme maxi singles de Depeche Mode y como “extra” en la disquería Vinylmania de Nueva York, le dieron dos discos de Frankie Knuckles. Ahí comenzó un gran cambio para mi. Luego, afortunadamente con los años, las casas de discos de Buenos Aires comenzaron a importar vinilos de house y la popularidad creció rápidamente a partir de 1990. Son muy lindos recuerdos, ya que éramos un grupo de djs jóvenes que quería cambiar la escena… ¡Y la cambiamos!

¿Había clubs o tiendas de discos que frecuentara por entonces?

Cuando comenzó el house yo tocaba en un club llamado Cinema, que era uno de los más grandes de la ciudad. Todo era muy distinto, éramos solo dos djs para trabajar: viernes por la noche, sábado matinée (fiestas para el público adolescente), sábado por la noche, domingo por la tarde y a veces la noche también. Todo en turnos de 6 horas.

Vaya palizas…

También había tiendas de discos y también había gente que viajaba y traía material para vender a los djs, pero los discos eran muy caros para nosotros. Un 12″costaba unos 18 dólares, así que poco a poco todos los djs empezamos a viajar a USA a comprar vinilos ya que ahí había muchísimos más y costaban sólo 4 o 5 dólares. Durante años, mi único interés por ganar dinero era para poder viajar a NY a escuchar a Frankie Knuckles en el The Sound Factory Bar y luego comprar discos en Vinylmania o Eightball. Esa fue mi universidad y todo lo demás era secundario.

Tengo entendido que aparte de Frankie Knuckles, sus favoritos eran Derrick May e Inner City por un lado y Depeche Mode y New Order por el otro.

Sí, es verdad, Depeche Mode y New Order eran las bandas electrónicas que todos conocían y funcionaban muy bien en las pistas de baile y su explosión coincidió con la aparición de los discos house de Chicago y Detroit. Todos ellos fueron muy determinantes en aquella época. Innercity tuvieron un gran éxito en todas partes, ya que eran mucho más accesibles musicalmente para el gran público, mientras que los tracks de Frankie o Derrick May eran más para “entendidos”.

Ahora oficia un nuevo volumen de Balance Series, el número 26. Háblenos del concepto del mix. ¿Qué ha querido transmitir?

Siempre digo que cada vez que hago un álbum intento transmitir quien soy yo como dj y productor. Si bien después de tantos años ya tengo un sonido característico, la dinámica de la música electrónica hace que cada vez haya nuevos elementos para crear ese collage musical que uno intenta generar en un álbum. El concepto es ese. A mi me gustan mucho los grooves, las melodías y las atmósferas y eso es lo que se encuentra en el álbum. Son dos discos, y la principal diferencia entre ellos no es tanto musical sino de bpm. El primer disco es más lento y más cargado musical y emocionalmente y el segundo tiene un poco más de groove de pista, pero también es muy melódico como el anterior. Como en otros álbums, la idea es que haya lugar para  muchos de mis productores favoritos como Moderat, Gui Boratto, Guy J, Mano Le Tough, Spooky, Chaim, James Teej, y muchos más, y por supuesto también una buena dosis de tracks propios como todos los que hicimos con Soundexile u otro que hice junto a Guy Mantzur.

Asegura en las notas promocionales que el techno y el house con carga melódica atraviesan un buen momento, que desde el año 2000 no se hacía tan buena música y que los productores israelíes son los que están marcando la diferencia en este sentido…

Siempre es un tema de ciclos. Creo que vivimos un buen momento, la escena en general ha madurado mucho, y por fin vuelve a tener más personalidad en cada estilo. Hemos pasado por una cantidad de años en los que todo el mundo quería sonar como los alemanes (y no lo digo digo como algo malo sino como una falta de identidad), todos se mudaron a Berlín y se pusieron a copiar lo que pasaba ahí, lo cual me pareció malísimo. En mi opinión, la personalidad de un dj/productor y su identidad musical es lo más importante y no se puede cambiar como las modas. Hay momentos en los que por querer ser trendy, la mayoría de los productores abusan de determinados sonidos y durante el apogeo del techno y el minimal nadie quería usar muchas melodías, lo cual para mi, hace que la música suene mas unidimensional. Afortunadamente, ahora y casualmente liderada por los grandes productores alemanes, hay muchísima variedad musical y un balance mucho más equitativo entre grooves y melodías, que es lo que a mi me interesa. Claro que no toda la música tiene que tener melodía, pero durante mucho tiempo todo el panorama musical estaba extremadamente falto de ella. Respecto a Israel, hay un grupo grande de djs y productores que realmente marcan la diferencia como Guy Gerber, Guy J, Chaim, Sahar Z, Guy Mantzur, Shlomi, Lonya, Hakimonu, Chicola… Una larga lista de nombres que tienen su propio sonido y no siguen ninguna moda.

Un factor diferencial de su nuevo mix es que contiene piezas adaptadas para la ocasión por los mismos productores. ¿Cómo fue este proceso? ¿Les dio libertad creativa o estableció unas directrices?

Esa es la suerte de haberme hecho amigo de muchos de mis productores favoritos y me brinda la posibilidad de llamarlos, contarles lo que estoy haciendo e invitarles a que participen con sus nuevas versiones para el álbum. En general, solo les cuento como es la idea y en la mayoría de las veces les gusta tener la opción de dar un nuevo enfoque a esos tracks, que al ser muy melódicos, dejan una ventana muy grande para hacerlos sonar diferentes e interesantes otra vez.

¿Qué hay de su estudio? ¿Ha cambiado mucho durante los últimos años? ¿Se encuentra cómodo actualmente en su rol como productor?

Siendo un dj que está en tour prácticamente todo el año, no tengo demasiado tiempo para encerrarme el un estudio. Este año sí lo hice bastante para producir los tracks de Balance, pero por lo general, trabajo con otros productores en situaciones adonde yo traigo las primeras ideas y son ellos los que están más tiempo en el estudio. Luego es un ida y vuelta hasta que todos estamos satisfechos con el resultado. Yo no soy músico ni pretendo serlo, hago música porque soy dj y ese rol me da una posición perfecta para saber qué necesita un track para funcionar en mis sets, y con eso me siento muy cómodo.

En su carrera ha lanzado más de 30 singles, producido más de 50 remezclas y oficiado más de una decena de compilaciones. ¿Cómo mantiene viva la creatividad y la inspiración?

Yo amo la música desde antes de saber que podía ser dj y ese sentimiento está intacto. Ese es el motor. Viajar permanentemente también renueva la inspiración. Cada fin de semana es distinto: ciudades, países, culturas, todo forma parte de un gran viaje adonde uno está inmerso y hay que estar todo el tiempo en movimiento. También interesa decir que la cantidad de música que se produce hoy en día no deja tiempo para aburrirse ni un segundo.

¿En qué momento se encuentra ahora como profesional? ¿Le pesa su legado?¿Siente presión ante sus nuevos pasos editoriales?

Creo que la experiencia de tantos años pasados en la cabina frente a tanta gente y luego viajando por el mundo hace que uno se sitúe ante todo de una manera más madura y que esté más balanceado a la hora de elegir que hacer, para dónde ir o cómo enfrentar las situaciones que se presentan. Disfruto mucho de lo que hago y tengo clarísimo que el haber sentido una pasión tan grande por la música desde que era muy chico es un privilegio y ese entusiasmo es lo que me trajo hasta aquí. Soy muy afortunado y le debo muchísimo a la música. Siempre fui dj y nunca quise hacer otra cosa, estuve siempre tan convencido de eso, que de no ser por el buen tino de mis padres, ni siquiera hubiera terminado el colegio. Solo agregaría que la madurez da muchísima seguridad y tranquilidad y eso ayuda mucho a hacer las cosas bien. Uno siempre se siente ansioso y excitado antes de un show, pero nunca inseguro, y eso se consigue con experiencia.

Forma parte de una generación de djs emblemática que definió los códigos del house fusionado con el techno, trance y el progressive (Sasha, John Digweed, Danny Tenaglia, Paul Oakenfold) ¿Sigue manteniendo relación con ellos? ¿Algún proyecto conjunto con alguno de los mencionados?

Todos ellos, principalmente Paul, me apoyaron y me ayudaron cuando yo era dj solamente en Argentina y me dieron un lugar en la escena internacional y tengo relación con ellos, claro que sí, de hecho hace poco estuve con Paul en Burning Man. Respecto a la mezcla de estilos… Siempre fue así para mi. Crecí en Buenos Aires, adonde al principio no se podía poner media hora de música de un mismo estilo sin que la gente perdiera interés, y de ahí todos nos convertimos en djs musicalmente muy eclécticos para mantener la atención de la pista. Luego, y ya habló de la época del house, el deep house, techno y el trance, siempre me pareció más interesante buscar lo mejor de cada uno e intentar mezclarlo de forma coherente y es de ahí de donde sale el término “progressive”, no de un determinado track, como muchos creen. Progressive es una forma de tocar, con mixes largos y fusiones de distintos estilos musicales.

Buena época los 90 ¿no? 

Fue cuando todo pasó de sueño a realidad. Si bien yo tuve éxito global a partir del 2000, fue en los 90 cuando me “gradué” como dj e hice todas mis primeras cosas importantes en Argentina. Yo era el residente de una noche llamada Clubland en el Pacha de Buenos Aires y ahí conocí a todos los grandes djs de aquella época de los cuales aprendí muchísimo.

¿Qué opina de la deificación de los djs? ¿Cuál debe ser el rol y el comportamiento del dj en el contexto actual?

Yo prefiero a los djs con perfil bajo, nunca me siento muy cómodo viendo a los djs pararse en la mesa, volar a la pista o hacer otra cosa que no sea poner música y hacer bailar a gente. Pero también entiendo que la escena mundial ha cambiado, ha crecido y se ha expandido musicalmente con géneros que antes no existían y por eso parecen un poco extraños de encajar en “nuestro” contexto del dj más tradicional. Habiendo dicho esto, no hay que compararse con nadie, ni asustarse de nadie. Cada uno es como es y hay que vivir y dejar vivir. A mi no me atrae el mundo de la EDM, pero sería un necio en no reconocer que ellos han agrandado enormemente la escena global y han incorporado millones de teenagers a la música de club, y como ya dije por ahí, luego esos chicos crecerán un poco y terminarán escuchando cosas más elaboradas como Art Department o Michael Mayer, de la misma forma que ahora van a un fast food y luego preferirán un buen restaurante.

Se está poniendo de moda hacer documentales y films por parte de dj’s. Pienso a botepronto en el documental de Eduardo de la Calle y la película que está preparando Steve Lawler. ¿Le atrae este mundo? ¿Algún proyecto similar que le gustase desarrollar?

No es algo que esté en mi cabeza como proyecto. He hecho algún que otro minivideo de mis giras en algún momento y creo que ese formato es suficiente por ahora. Me cuesta un poco pensar en hacer algo más largo que eso sobre un dj, siento que no hay guión para tantos minutos. Preferiría trabajar en ponerle música a una película.

¿Qué más proyectos tiene para los próximos meses?

Estoy comenzando la gira de presentación de Balance en Australia y luego y hasta enero tocará Europa, Sudamerica, Japón y USA. Luego unas vacaciones con la familia y estar bien para comenzar la temporada 2015 a mediados de febrero en Europa otra vez.

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com