Los tatuajes generalmente han estado asociados con la rebeldía, la rudeza, la irresponsabilidad. Sin embargo, actualmente no son el símbolo de la audacia o de cierto nivel social como lo fueran décadas atrás. Según un informe del Centro de Investigaciones Pew, ubicado en Washington, casi 4 de cada 10 personas tienen un tatuaje y el 50% de esos más de uno.

A continuación, algunas razones por las que, según la ciencia, la gente que tiene tatuajes probablemente sea maravillosa de conocer:

1) Gente abierta

Desde que los tatuajes se hicieron tan visibles, especialmente en verano, sirven como un elemento  de atracción y para iniciar conversaciones. De hecho, un estudio publicado en 2013 sobre el comportamiento sexual demostró que los hombres eran más propensos a acercarse a mujeres que tienen tatuajes que aquellas que no. También, reveló que al hombre le lleva un promedio de 11 minutos menos acercarse a una mujer que tiene su piel grabada. Luego, concluía que “los hombres creen que tienen más chances de tener sexo en una primera cita” con aquellas que los tengan.

2) Asumen riesgos.

A pesar de que hacerse un tatuaje no es necesariamente un acto compulsivo o irresponsable, los estudios muestran que la gente que lo hace es más propensa a tomar riesgos. Mientras que este tipo de personalidades puede resultarle poco deseable a algunos, una persona aventurera puede aportar todo tipo de beneficios en una relación.

“Tengo nueve tatuajes y he salido con dos mujeres que también tenían. Hay algo atractivo y salvaje en ellos que yo no alcanzo a darme cuenta”, explica Ryan, un joven de 20 años al portal Mic.com

Ese espíritu salvaje y abierto a nuevas experiencias significa que están más dispuestos a encontrar oportunidades inesperadas en las relaciones.

3) Son más seguros de si mismos

Un tatuaje identifica a alguien valiente y seguro de si mismo, y eso es muy importante para las relaciones. Además,  se cree que disminuyen la inseguridad y ayudan a incrementar la confianza, generando un alta autoestima.

Una pequeña encuesta conducida por el terapista John D. Moore, reveló que el 85% de las mujeres encuestadas perciben a los hombres con tatuajes como más divertidos y el 68% los asocia con la confianza.

Este nivel de firmeza quizás se traslade a una actitud más liberal con respecto al sexo. Otro estudio del año 2012, de una revista de medicina sexual, descubrió que la gente que los porta usualmente tienen su primer encuentro sexual a una edad más temprana y tienen relaciones más frecuentemente que aquellas parejas que no. También, confirma que los tatuajes no están asociados con comportamientos sexuales riesgosos y sugiere que las personas con su piel grabada son más abiertas en el plano de la intimidad.

4) Exteriorizan su identidad

Inevitablemente, los dibujos en la piel envían una gran cantidad de mensajes al exterior. Históricamente, han sido utilizados para marcar a los miembros de una tribu o comunidad, sin embargo hoy sus significados son más personales. El profesor Nicholas Thomas, Director del Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Cambridge, dijo en una entrevista para la CNN que “el arte sobre el cuerpo es lo contrario a la conformidad, una suerte de insignia de viajes o de internacionalismo. La gente visita los lugares y luego los hace parte de ellos mismos, entonces estarán marcados para siempre de aquella visita única”.

Además, explicó: “Nuestras identidades son más que peculiares, están relacionadas con nuestros intereses y afinidades a la cultura, a las tradiciones espirituales o a los gustos musicales. Por lo tanto, los tatuajes se han vuelto un vehículo para ese tipo de identificación particular”

Al considerarse como un modo visible de expresión, eso contribuye a crear una percepción de una persona abierta y como generalmente suelen simbolizar algo más que un dibujo, pueden indicar profundidad en su personalidad.

Vía periodismo.com

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com