El South African Journal of Science ha difundido una investigación llevada a cabo en el lugar en el que vivió William Shakespeare durante gran parte de su vida, una pequeña vivienda situada en Stratford-upon-Avon, una localidad situada a apenas unos kilómetros de la ciudad de Birmingham (Reino Unido).

Según los científicos sudafricanos, los hallazgos evaluados son suficientes para afirmar que Shakespeare pudo consumir cannabis de forma habitual durante su vida. ¿Por qué? Francis Thackeray y el resto de expertos analizaron 24 pipas hallados en el jardín de la casa del dramaturgo con una técnica avanzada que arrojó resultados sorprendentes: en dos de las pipas había restos de cannabis e incluso de nicotina. También restos de cocaína, pero estas no fueron encontradas- cosa que sí se hizo del resto- en el jardín sino en los alrededores de la zona.

Tal y como publica la ‘CNN’, Thackeray asegura que algunos sonetos de Shakespeare hacen referencia al cannabis de una forma un tanto diferente para que no pareciera tan obvio. “Él hablaba en uno de sus sonetos de mala hierba. Era un juego de palabras y una referencia críptica al cannabis”, explica el científico.

En el siglo XVI era bastante habitual consumir tabaco en Inglaterra con pipas, especialmente la que procedía desde Norteamérica e incluso de países con gran presencia de coca como Perú.

Para los autores de la investigación, los resultados dejan en evidencia que el dramaturgo usaba el cannabis para “estimular su mente”.

Vía Que

Comentarios