Llevando de esta manera “el pan a la mesa” estos niños asiáticos toman a estas serpientes como cualquier persona tomaría un lápiz en la mesa y saben de su comportamiento a la perfección.

 

Saben que la serpiente se enroscará sobre uno de ellos para asfixiarlo pero en ese momento la toman de su cabeza para poder transportarla; a veces, los niños buscan entre la maleza en los terrenos que tienen cerca.

Así pueden capturar uno o dos reptiles de este tipo para poder usarla en caso de que sus padres decidan venderla o, por otro lado, que al ejemplar se le ponga al fuego par poder consumirla.

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com