Loading...
¿Hay alimentos que podemos considerar tan adictivos como drogas? Algunos de ellos actúan directamente sobre nuestro cerebro creando una sensación similar a la adicción a los estupefacientes. A pesar de que sabemos que no es bueno abusar de ellos, que nos engordan o que incluso pueden sentarnos mal, una vez que empezamos no podemos parar de comerlos. La lista de los 15 alimentos más adictivos publicada en la revista PloS One la encabeza la pizza por encima de cualquier otro.
¿Son todos los alimentos igual de adictivos? La revista Muy Interesante precisa que por supuesto que no. Todo aquello que contenga azúcar o grasa es más susceptible de volverse adictivo que un simple plato de brócoli, una fruta o un filete de pavo a la plancha. Así, en la lista la segunda posición es para… el chocolate. En todas sus variantes.
¿Por qué unos alimentos son más adictivos que otros? Según el coordinador de la Red de Trastornos Adictivos del Instituto de Salud Carlos III Fernando Rodríguez de Fonseca, esta diferencia “tiene mucho sentido desde el punto de vista fisiológico. Dentro de este sistema, cuando tengo hambre, voy a buscar una comida más calórica, como las que tienen azúcares o grasas, que me satisfaga más rápido y con mayor intensidad”. De ahí que el tercer alimento más adictivo sean las patatas fritas de bolsa. Está claro que con ellas una vez que empiezas… es difícil parar.
En la lista, el puesto nº 4 lo ocupan las galletas de chocolate. Y es que las “cookies” activan, al igual que los otros alimentos que ingresan en la lista, el sistema de recompensa del cerebro de forma más aguda, por lo que nuestras hormonas nos hacen que fijemos nuestra atención en ellos.
El puesto nº 5 lo ostenta el helado. Es uno de los alimentos que más nos enganchan y, según un reciente trabajo de investigación publicado en la revista Plos One, “los estudios de neuroimagen han revelado similitudes biológicas en las pautas de disfunciones relacionadas con la recompensa entre adictos a la comida e individuos dependientes de sustancias estupefacientes”.
El sistema de aprendizaje y recompensa de nuestro cerebro es muy caprichoso y las comidas más adictivas están compuestas, en su mayoría, por azúcares refinados y mezcla de distintas grasas que no se encuentran fácilmente en un mismo alimento en la naturaleza. De ahí que las comidas procesadas sean las protagonistas casi absolutas de esta lista. En el nº 6 del top 15 de alimentos adictivos se encuentran las papas fritas.
Cuando comemos alguno de estos alimentos incluidos en la lista publicada en la revista Plos One y elaborada por un equipo de científicos de la Universidad de Michigan y el New York Obesity Research Center de Mount Sinai- St. Luke’s Hospital (EE.UU.), se produce una activación en distintas regiones del cerebro similares a las de los adictos a otras drogas, como la cocaína. Otro de los alimentos que produce esta adicción es la hamburguesa con queso. Se encuentra en el puesto nº 7.
En la lista de los 15 alimentos que producen más adicción, el puesto nº 8 lo ocupan los refrescos azucarados como la cola. Se trata de uno de los alimentos que más nos enganchan y, según un reciente trabajo de investigación publicado en la revista Plos One, el hecho de que la concentración de sustancias que provocan esa reacción en el sistema de recompensa del cerebro, incrementa aún más sus capacidades adictivas por no encontrarse en su estado natural (sino procesado).
El puesto nº 9 de los alimentos más adictivos lo ocupan los pasteles o las tartas. No solo la concentración de azúcares y grasas hace que se vuelvan adictivos para nosotros, sino que el hecho de que absorban también muy rápidamente y lleguen de la misma forma a la sangre, es otro de los motivos de su éxito.
Además, el puesto nº 10 lo ostenta el queso, sobre todo por sus grasas. Para averiguar cuáles eran los alimentos que más adicción producían, los investigadores americanos realizaron un experimento con 120 voluntarios a los que se pidió que clasificaran 35 alimentos por su capacidad adictiva. Los resultados revelaron que los alimentos con mayor índice glucémico y grasas, se asociaban a una mayor frecuencia de comportamientos similares a la adicción de los drogadictos.
Los alimentos altamente procesados, a diferencia de los naturales, tienen más posibilidades de provocar un pico o una subida de azúcar en la sangre, circunstancia que activa ciertas áreas del cerebro relacionadas con las adicciones. Así, otro de los alimentos que produce más adicción es el bacon. Ocupa el puesto nº 11 de la lista.
En la lista de los 15 alimentos que producen más adicción, el puesto nº 12 lo ocupa el pollo frito. Según las conclusiones del estudio publicado en Plos One, “el hallazgo de que el procesado era el factor más predictivo para saber si una comida estaría asociada con un comportamiento alimentario similar al adictivo es una evidencia preliminar para estrechar el rango de qué comidas están implicadas en las adicciones”.
El puesto nº 13 de los alimentos más adictivos lo ocupan los bollitos. Pese a los resultados del estudio de la Universidad de Michigan (EE.UU.), no existe una evidencia clara de que ninguno de los componentes de la comida cree en sí mismo adicción.
¿Podemos hablar de alimentos adictivos tanto como las drogas? La comparación es similar pero idéntica, explican los investigadores. Ya que los estupefacientes químicos van directamente al sistema de recompensa del cerebro y su efecto es increíblemente mayor que el que produce la comida. En el puesto nº 14 se encuentran las palomitas de mantequilla.
Finalmente, el puesto nº 15 lo ocupan los cereales del desayuno. Según explican los autores, “el presente estudio proporciona evidencia preliminar de que no todos los alimentos están igualmente implicados en la conducta alimentaria adictiva y los alimentos altamente procesados que pueden compartir características con el abuso de las drogas, parecen estar particularmente asociados a la adicción a la comida”

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com