Loading...

9 songs: una película tan polémica como fuerte, que une el lado más erótico, romántico y musical de todo el que la ve; cuyas escenas han sido censuradas en muchos países y cuyo director fue catalogado como pornográfico al filmar escenas con sexo completamente real entre los protagonistas. Una cinta que no tuvo guión y que fue filmada en video digital. Protagonizada por actores que sabían que tendrían sexo real y quienes ensayaron las escenas para saber si continuarían con la película. Destrozada por los críticos de cine, aclamada por los pubertos, adolescentes y adultos que en busca de un porno decente con historia detrás, entretenida y bien cuidada, recurrieron a esta cinta que premia el arte de la sexualidad y la unión de los cuerpos sin ningún tapujo.
9 songs de Michael Winterbottom se convirtió, desde su estreno y hasta la fecha, en una de las cintas más controversiales de todos los tiempos. Con intensas secuencias sexuales en las que se incluyen masturbaciones, sexo oral, eyaculaciones y relaciones sexuales explícitas, un joven climatólogo británico y una joven estudiante de intercambio, viven una intensa relación amorosa mientras presencian los conciertos de sus bandas favoritas. Realista e innovadora, el director se inspiró en la novela Platform de Michel Houellebecq, pues se preguntó cómo los libros podían estar llenos de escenas sexuales y no el cine.

En una historia no lineal de los flashbacks de Matt, un muchacho que recuerda a su novia que tuvo que regresar a Estados Unidos y que conoció en un concierto en Londres, somos testigos de ocho conciertos: Franz Ferdinand, Black Rebel Motorcycles, The Von Bondies, Elbow, Primal Scream, The Dandy Warhols, Super Furry Animals, Michael Nyman. Estos los llevan a la culminación del placer musical con el placer sexual. La música se convierte en un orgasmo y todos los sentidos se funden con las huellas de la relación sexual absoluta. Más tarde, cuando llega la Navidad, ella debe regresar a su casa en Estados Unidos y el idilio se termina.

En el otoño de 2003, Lisa conoce a Matt y surge un intenso amor a primera vista, un amor sensual, erótico y lleno de lujuria, una historia que ambos saben que terminará sin remedio pero que el deseo los lleva a continuar sin importar la razón. Nada más se sabe de ellos, sólo su gusto por la música, su sexualidad y que pronto deberán dar fin a su romance para continuar sus vidas. Se aman y viven un amor ideal que se basa en el sexo. Todo se improvisa, los diálogos son construidos en el momento de la toma por ellos mismos, aunque, en realidad, no abundan en la conversación.

La pasión aumenta conforme la cinta avanza; las caricias incrementan, las pieles cada vez están más cerca y el amor se convierte en uno extremadamente carnal. Hay vendas en los ojos, cinturones de cuero y una experiencia que se convierte en más que la premura por querer ver más escenas salvajes.

Calificado como un poema cinematográfico de nueve estrofas, este filme evoca con sutileza la sensualidad innata de una relación amorosa y reconstruye los momentos de una relación con gran belleza. Una película que es una oda a las relaciones sexuales. Supera los límites de la crítica y dibuja con ternura el amor, cuyo ingrediente fundamental, aunque la mayoría de las cintas no hablen de él, es el sexo y por esto es que se vuelve indispensable para comprender que una cinta puede ser más real que el amor idílico que dibujan las grandes productoras cinematográficas.

 

Te dejamos el trailer de la película que desafiará todos tus sentidos

Via: Culturacolectiva

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com