Loading...

Una encuesta realizada a mil 200 mujeres, por una revista estadounidense de salud, nos dio luz sobre las posiciones que hacen que las chicas prefieran tejer macramé en vez de ponerle Jorge al niño.

A continuación les contamos cuáles son.

El 69

No ¿Por qué no jala?: Porque es un santo lío. Entre que una se concentra en hacer un trabajo magistral con la boca y con la lengua y que no le puede dar indicaciones por dónde sí y por dónde no te gusta, nomás no resulta. Aquí el multitasking no aplica.

69

  • iStock

Misionero

¿Por qué no les gusta?: por aburrido. Es como la misma gata, pero revolcada. Muchas chicas consideraron que esta posición no ayuda a estimular las zonas que las excita más. A pesar de permitir que la pareja se pueda ver cara a cara, las chicas dijeron que es una de las posiciones menos creativas.

Misionero

  • iStock

Vaquera invertida

¿Qué pasa? ¿Por qué?: porque consideran que sólo sirve para que ellos le den gusto al gusto. Dijeron que es verdaderamente problemático el acomodarse para lograr esta posición. Claro, ellos tienen una visión excelente de tu trasero, pero tú sólo te limitas a ver sus pies y a brincar sin emoción alguna.

Vaquera invertida

  • iStock

Vaquera

¿Es en serio?: con esta posición ellas sienten que todos sus movimientos son sometidos a un cruento juicio para saber si la arman o no. Se sienten prácticamente vigiladas. Eso sí, la cosa cambia cuando las luces se apagan y ellas son quienes tienen el control de todo el asunto, pues esta posición les permite estimular el clítoris y… ¿qué puede haber mejor que eso?

Vaquera

  • iStock

Perrito

¿Qué sucede aquí?: es la que menos les gusta. Les parece terriblemente dolorosa y que no genera alguna conexión con la pareja. Como la penetración es más profunda que el resto, se golpea el cérvix y esto les produce ganas de salir corriendo sin voltear atrás.

Perrito

  • iStock

La contrapropuesta

Para el 69: aplicar el sexo oral por tiempos. Así de simple.

Para la vaquera invertida: utilizar un vibrador en el clítoris, pues tendrán espacio de sobre para ubicarlo ahí.

Para la vaquera: eso, apagar las luces… ¡yijaaaa!

Para el perrito: recostarse mientras lo hacen por detrás. Esto les ayudaría a eliminar tanta presión sobre el cérvix.

Misionero: consultar el Kamasutra. #Posoye, faltaba más. Échenle un poco más de creatividad, ¿no creen?

¿Qué les parece? Son bastante comunes estas posiciones, así que si alguna de ustedes cree que estas mil 200 chicas mintieron, ¡levanten la mano!

***Vía Chilango

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com