Loading...

El tiempo pasa y lo hace muy rápido, cuando menos te das cuenta, los años incrementan, y, en la mayoría de los casos, la presión comienza a interponerse más en tu camino. Te das cuenta de las cosas que no has hecho, te recuerdas a tí mismo aquellas promesas que aún no has cumplido.

Aquellos recuerdos donde todo era sexo y rock ‘n’ roll comienzan a difuminarse en la memoria. Bueno, quizás el sexo no. Pero lo que si es seguro, es que tu vida no es como la imaginabas de joven y no sabes si reír o empezar a tomarte las cosas más en serio.

Temerosamente tratas de ignorar la cuenta regresiva que año con año te acerca cada vez más a los 30, a veces piensas que quizás te pasaste de rebelde. Incluso a veces te lamentas por no haber escuchado más los consejos de tus padres.

Los miedos que de joven supuestamente superaste ahora han regresado a tu mente más terroríficos que nunca. Inseguridad, preocupación, y relajo si por qué no…. Pero cuando menos te das cuenta, boom, regresan las preocupaciones, responsabilidades y deudas.

Si nada de esto te suena familiar, es porque seguramente aún te quedan unos cuantos años mozos para disfrutar tu juventud.

Corrobóralo con la siguiente lista:
1.- No sientes apatía para celebrar tu cumpleaños. En este momento de la vida, aún no ha empezado a molestarte tu edad.

2.- La cruda al día siguiente de la fiesta jamás pasará de los dos días. Tu cuerpo aún puede soportar el alcohol barato.


3.- El muro de tu Facebook aún no está atascado de fotos de bodas o de bebés recién nacidos.

Captura de pantalla 2015-10-08 a las 13.43.27

4.- Los triglicéridos y los chequeos médicos aún figuran en tu vocabulario, ni en tu modus vivendi.

5.- No sientes deseos en lo absoluto de regresar a la escuela, por ahora lo único que quieres es salir de ella cuanto antes.

6.- Las pláticas con tus amigos todavía no se basan en experiencias del trabajo.

7.- Si te piden identificación para entrar a un bar no te alegras porque te hacen sentir joven; al contrario, rezas porque el cadenero haya tenido que ir a golpear a algún impertinente.

8.- La ranitidina aún no juega un papel fundamental en tu vida. Es más, ni siquiera sabes qué es ni para qué sirve.

9.- Nunca querrás irte a dormir a tu casa un viernes por la noche “porque la semana estuvo muy pesada”.


10.- Jamás te descontaran de tu quincena por llegar tarde a la escuela, es más, todavía le cobras los domingos a tus papás.


¿Con cuántas de estás cosas has aplicado el #aminuncamehapasado?, si tu respuesta es ninguna, te felicitamos porque aún puedes jactarte de ser todo un forever young.

Aunque seas jóven, recuerda que tu seguridad siempre es primero, deja que se preocupe por ti, paga sólo por lo que sí te puede pasar y deja que te acompañe a todas partes desde tu inseparable smartphone.

Vía Cultura Colectiva

 

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com