Loading...
El miércoles pasado, mientras las entradas para Burning Man 2015 se agotaban a pasos agigantados como los de su muñeco inflamado, un grupo de hackers intentó cortar la línea  de venta de entradas online para  asegurarse sus propias entradas.La organización del exitoso festival han declarado que llevarán a esos mismos hackers a la justicia. “La buena noticia (para nosotros, no para ellos) es que podemos rastrearlos, y vamos a cancelar sus órdenes de compra”, comentó el director de comunicación del festival.

Todo sucedió cuando las entradas estaban a punto de ponerse a la venta, entonces un grupo de más o menos doscientos hackers decidió utilizar su sapiencia  tecnológica en su propio beneficio mediante la creación de  un agujero en el código de la webTicketfly que era la encargada de poner las entradas a la venta.

La dirección de Burning Man ha admitido públicamente la tara informática provocada por estos hackers que se sospecha trabajen en Silicon Valley, ya que al parecer en los últimos tiempos se ha apreciado un aumento de estos profesionales y ejecutivos en el festival del desierto. Así pues, la dirección asegura que van a ser capaces de localizar a los hackers para poner esas entradas de nuevo a la venta durante la  última tanda de agosto.

Web Oficial: Wired

Comentarios