Loading...

David Nutt, profesor de Neuropsicofarmacología de la Universidad Imperial de Londres, famoso por decir que es más peligroso montar a caballo que tomar éxtasis, quiere salvar a los ciudadanos de los efectos que produce la droga más popular en la tierra, elalcohol.

 

Ha descubierto lo que él ha llamado “alcosynth”, una bebida que imita al alcohol. Su finalidad es la misma (ir algo más contento de lo habitual), pero no es tóxica y evita todo tipo de resacas. Lo que se pretende con esto es eludir las agresiones y la pérdida de control que pueda provocar el alcohol.

 

Está hecho con un derivado de la benzodiacepina, familiar cercano de la valeriana, con la diferencia que no causará adicción ni síntomas a sus consumidores.

 

El otro gran invento que ha hecho el inglés lo ha llamado “chaperone”, una píldora que, tomada antes de beber, reducirá considerablemente los efectos del alcohol, tanto que se supone que no se llegaría al punto de incapacitación de cuando se está borracho.

 

Con estos dos inventos se pretende también que la vuelta a casa sea más segura, evitando accidentes de tráficos y otros incidentes relacionados con el alcohol.

 

 

¿Cuándo llegarán?

 

No hay fecha exacta, pero lo que tiene pensado el profesor es que primeramente ambas cosas estén disponibles en los bares. Antes de nada tienen que pasar las normas anti-droga que exige el Reino Unido, ser testadas… Para eso se tarda entre tres y cinco años.

 

Lo que está claro que si finalmente se aprueba, se implanta y se abre al mundo puede cambiar muchas cosas.

Comentarios