Loading...

Me encantan las películas de Wes Anderson y creo que Bill Murray es uno de los mejores actores del mundo desde Philip Seymour Hoffman. Prefiero el whiskey al vodka, mi café en prensa francesa y la música rarita. Tengo libros de Keruack y me gusta leer a Bukowski, seguro creeras que soy un hipster, pero no. Todo lo que me gustaba, esta maldita secta la etiqueto, me lo robó y a todo le puso “vintage” y “trendy”.

Todo lo que alguna vez nos definió en la prepa o en la universidad, se volvió novedoso. ¿Es nuestra culpa que los hipters nos robaran todo y lo hicieran pretencioso y todo lo que nos gusta lo convirtieran en un cliché? ¿Es justo?

7

Los “Beanies”

Aunque se te vean increíbles a ti – que los usabas desde que estos fantoches se apropiaran de ellos- ahora parece que solo los que traen barba, botas y skinny jeans los pueden usar. Y ellas si las traen bordadas mejor, aunque tú las hayas usado desde que tu abuela te las hacía de niña. 

¿Sabes qué, maldito hipster?

6

Los “man buns”

Los primeros en usarlos fueron los metaleros, después los tatuadores y por último, los malditos hipsters nos los arrebataron de las manos. Si llegas a tener el pelo un poco largo y siempre te lo habías amarrado, olvídalo. Córtatelo, déjalo así, pero nunca más uses tu “chonguito” si no quieres parecerte a ellos.

¡Te odio, maldito hipster!

5

La Roma y la Condesa

Desafortunadamente para los nativos de la zona, nuestra tierra se convirtió en suelo sagrado para los los individuos que usan playeritas hechas a mano de sus cuates o de Bob Dylan.

Aunque hay que agradecerles que aumentaron el precio de nuestras viejas y jodidas casas y barrio. Con “teatrerías, restauranterías, mezcalerías, whiskerías” y demás….”ias”, sus cafés orgánicos y tiendas en cada esquina, La Roma y la Condesa es más chic que Polanco y menos caro que Santa Fe o las Lomas.

Aún así…. ¡te odio, maldito hipster!

4

Quentin Tarantino, Wes Anderson y Richard Linklater

Desafortunadamente, ya no hay lugar para estos directores y el resto del mundo. “Before Sunrise,” “Pulp Fiction” y cualquier película del dúo: Owen – Luke Wilson ya no son opción para tu lista de espera en Netflix.

¡Te odio, maldito hipster!

3

Leer y los libros

¡Leer en público se ha vuelto tan molesto! Deja de aparentar, no te ves más listo, solo te ves como alguien que sabe sostener un libro. Y nunca más pienses darte una vuelta al centro a comprarlos usados porque….¡WWWOOOOTSSSS!, eso también ya lo hacen ellos y es lo MÁS hipster que puedes hacer, aunque tu ya hubieras leído todo lo de Kerouac desde en 2000, ellos hablaran de esos libros como si acabaran de salir ayer.

¡Te odio, maldito hipster!

2

Cualquier cafetería

Adiós a los días donde podías sentarte en cualquier cafetería, pedir un espresso cortado y ponerte a leer. Ahora, estos malditos hipsters todo lo quieren hacer con arte de café, quieren usar sus cafeteras mamonas y enseñarte a tomar un café que lleve días destilándose, o que te digan que “no viajan bien” si no te lo tomas ahí. Por ejemplo: El Alma Negra -que tanta discordia ha causado en esta página- deberían de saber que los primeros en hacer esto fueron los del Passmar, (aunque seguro ya lo sabían, solo se los quería recordar). ¡Añoooos antes de que llegara el Alma Negra, el Passmar lo hizo primero, the real hipsters).

¡Te odio, maldito Alma Negra! porque todos creen que tú fuiste el primero en hacer un café así.

1

La Cineteca

Desde que la remodelaron, los hipters y la gente dominguera se la apropió. Adiós a los días donde comprabas tu bono para la Muestra de cine o esos domingos tempraneros para ver películas de Tailandia, Suecia o cualquier país innombrable. Adiós a los días donde esperabas a que trajeran lo mejor del Tribecca o de Cannes o San Sebastian.

Ahora, ya no encuentras boletos, todo el tiempo está atascada y van a hablar y platicar y a ver películas que nunca les han gustado y que terminan sin entender, (como yo, pero ese no es el punto).

¡Te odio, maldito hipster!

Vía 7boom

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com