Loading...

Hace algunos años, dieciocho para ser exactos, no había mucho en internet ni tantas computadoras, los que chateaban por messenger con frecuencia eran como que ‘baia baia, tiene internet’ y el resto íbamos a los café internet con esperanza de chatear, vaya la redundancia, con alguien que hablara inglés. Eso nos hacía cool.

Sí, yo se que al leerme denotan algunas frases chavorrucas, lo soy, no estoy tratando de agradarle a las nuevas generaciones, aclaro, soy millenial, pero no puedo dejar de acordarme de aquellos tiempos con algo de nostalgia, esos eran juegos y no chingaderas, ahora tenemos apps, hacemos grupos en whatsapp y vemos el celular todo el tiempo cuando se supone deberíamos estar interactuando. Es nostálgico.

Para todo aquel que fue púber en los noventas (y años antes), tengo algo que recordarles, estos eran los jueguitos hormonales con los que dieron su primer besito, y con suerte, primer faje, ¡Ay qué ternura!.

Admítanlo, a escondidas, pero todos, todos jugaron alguna vez a esto.

BOTELLA

Bueno, la botella era la reina de los juegos calenchus, básicamente porque es fácil encontrar una botella en donde sea, se trataba de que todos los participantes tenían que estar dispuestos a darse besos, de piquito aunque sea. Se sentaban en un círculo, y alguien giraba la botella en el centro, la base y la boca de la botella apuntaban a dos personas que ¡Oh sorpresa!, tenían que besarse.

Lógicamente, las niñas listas nos poníamos de frente con los guapos y así sucesivamente. Tu cálculo espacial de ángulos eran básico para sobrevivir a este juego.

LAS CARTAS

Este juego se trataba básicamente de pasar y pasar una carta toda babeada, pero no importaba si podías estar junto a dos personas que quisieras besar. Todos se ponían en una fila, hombre y mujer hombre y mujer, tenías que aspirar la carta para tomarla, girar y dejar de aspirar para soltarla, aunque muchos soplaban ¡Guácala!.

Cuando la carta llegaba a un extremo de la fila, tenía que cambiar de dirección para llegar a la otra, el de la orilla debía girarse. ¿Y luego porqué nos daba gripe aviar? Ajjajaja.

CHISMÓGRAFO

Siempre había una materia de la cuál sólo escribías el nombre en la primera hoja de ‘su libreta’ (porque teníamos una libreta para cada materia, no como ahora. Esa libreta pasaba a ser el chismógrafo, escribías una pregunta directa, al grano, sexosa, escabrosa y cada renglón era una línea de respuesta, como estaban enumerados, tenías que contestar en el mismo renglón cada pregunta.

Todos podían consultarlo, era como el Facebook de estos tiempos, pero ahí nadie te contestaba ni te cuestionaba nada, y mucho menos te eliminaban.

SEMANA INGLESA

En este básicamente admitías que alguien te gustaba, ya que si accedías a jugar semana inglesa con esa persona, era por algo. Se ponían de espalda, y mientras otra persona iba diciendo uno a uno los días de la semana, los jugadores debían hacer un movimiento con la cabeza, hacia la derecha o hacia la izquierda.

Si después del sábado quedaban volteando ambos al mismo lado, se daban un beso, si volteaban a diferente lado, era cachetada de mujer a hombre. Era en el tiempo en el que del odio al amor había sólo un día.

Siempre me pregunté porqué semana inglesa y no semana hawaiana, pero en fin.

VERDAD O RETO

También conocida como ‘verdad o te atreves’, un grupo de púberes se reunían a hacerse preguntas entre sí, sin un orden específico, es decir, tú podías iniciar y preguntar lo que quisieras a quien quisieras. La dinámica era que antes debías decir: ¿Verdad o reto?, el cuestionado elegía, y después de hacer tu pregunta, si había dicho verdad, debía contestar, si había dicho reto, no revelaba nada, pero era obligado a hacer algo, lo que tú quisieras. Casi siempre se trataba de preguntas hot, y retos de besos y arrumacos.

 

21

Este jueguito consistía en sumar todos los números del folio del ticket de camión/pesero/urbano/similares y puntos circunvecinos, y si la suma te daba 21, podías cambiarlo por un beso a quien tú quisieras. Si sacabas la calculadora en el bus, obviamente era por eso y no para resolver el problema difícil de matemáticas.

 

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com