Todo lo que no debes hacer, decir al momento de negociar con un narcomenudista. Reglas de oro y de etiqueta que nunca está de más saber. Por si ocupan. De acuerdo con la publicación, Salvador, un narcomenudista de la Ciudad de México con diez años de experiencia nos dejo estas enseñanzas y reglas de oro que te recomendamos nunca romper a la hora de tratar con un dealer.

“Vendo tachas, ácidos, ice y cocaína, pero mi negocio fuerte es la mariguana​”

Actualmente sus ventas ascienden a 200 mil pesos mensuales y sólo trabaja con su cartera de clientes, quienes son personas de clase media-alta y alta, de toda su confianza.

“Ya no busco clientes nuevos y si los llego a tener, son personas recomendadas por los clientes que ya tengo, así no hay tanto riesgo”

 

1. NO CANCELES LA CITA/COMPRA

“Algunos de los que nos dedicamos a esto tenemos cierto horario de trabajo, ya que nos gusta dejar un espacio para nuestra vida personal. Mis clientes ya lo conocen y saben de qué hora a qué hora trabajo. Sin embargo, a veces me han tocado clientes que cancelan el pedido. Si cancelan con tiempo, no pasa nada, el pedo es cuando cancelan cinco o diez minutos antes de la hora acordada. Si es así, pues qué poca madre, porque ya te aventaste media hora de tráfico, o algo así, y tienes que regresar sin nada y con la mercancia en el coche.” 

Si van a cancelar está bien, pero, ¡cancelen con tiempo!

 

2. NO TE SORDEES, CONTESTA SIEMPRE EL TELÉFONO

Me ha tocado que me llaman ya entrada la madrugada. Me buscan personas enfiestadas que quieren seguir la fiesta. A veces ya estoy en mi casa, pero me levanto y voy. Cuando llego, les marco para avisar que estoy ahí y entre el desmadre o la música se les olvida y no contestan el teléfono. Ya te levantaron, te hicieron salir, manejar y si no contestan, pues está cabrón. Lo peor es que te cansas, decides volver a tu casa y cuando vas de regreso es cuando te llaman para decir que no habían visto su teléfono. 

Si piden algo, estén atentos al celular.

3. NO CAMBIES EL PEDIDO

Yo armo el mínimo que puedo llevar a ciertos lugares dependiendo la distancia y costos del viaje. Por ejemplo, si me piden 500 pesos de mota y tengo que llevarlo a un lugar que me queda a una hora de distancia, pues no es negocio por tiempo y gasolina. Si son mil pesos los que quieren, ahí sí voy. Algunas personas piden, por ejemplo, 1,500 pesos de mota y están a 40 minutos de donde yo estoy, pero digo: “Va, me rifo”, porque sí es negocio. Cuando llego me salen con: “Güey, no se juntó el varo, sólo vamos a querer 700”, y pues sí me encabrono porque yo iba por más y al final ya ni fue negocio. 

Antes de pedir, asegúrense que eso es lo que realmente van a necesitar. 

4. NO PIDAS PRUEBAS

Entiendo que muchos, si son clientes nuevos, pueden dudar de la calidad del producto. ¡Pero no pidan pruebas del producto! Al final, si no es lo que esperaban, puedo cambiarles lo que les vendí. El pedo es que muchos se suben a mi carro y quieren abrir el producto y probarlo ahí mismo. Entonces imagina que estás en una zona como la Condesa, donde todos saben que se vende y se consume un chingo, o sea, está caliente, y todavía el güey quiera probar las cosas ahí. Pues está cabrón porque yo soy el que trae la mercancía y puedo meterme en un pedo. Cuando me dicen eso, acepto pero voy y me doy una vuelta y ya regreso cuando ya lo hayan probado. Por eso me manejo con conocidos, porque ya saben lo que están comprando.

5. NO REGATEES EL PRECIO

No preguntes si ya es lo menos. No es cómodo para mí decirte que el precio no bajará. El precio que tiene el producto es fijo y no pidas el famoso pilón. 

6. NO PIDAS FIADO

Muchos me hacen un pedido y voy, lo llevo y cuando llego, me dicen algo como: “Puta, es que el cajero no servía”, “no me dio tiempo de sacar dinero”, “ya nadie cooperó”, “no se juntó el varo”, “te lo deposito al rato”, “dame chance”. Si son clientes de confianza no pasa nada, pero lo peor es cuando tengo que andar correteando a la gente para que me paguen. Yo ya fui y les di las cosas, a veces ya hasta se fumaron todo y dos semanas después siguen sin pagarme. “No te pude hacer el depósito en la mañana porque no había sistema en el Oxxo”, o mamadas así me dicen y nada. 

Tengan el dinero a la mano cuando, porque tampoco quiero llegar y tener que darles un ride al cajero. 

7. NO PASES EL CONTACTO DE TU DEALER SIN PREGUNTARLE ANTES

Esto es algo que yo le pido a mis clientes, aunque otros dealers no tienen problema con esto. Yo ya tengo clientes de confianza y es con los que trabajo. A mí me preguntan primero: “¿Puedo pasarle tu contacto a un amigo?” Y si es de la confianza de mis clientes, está bien, siempre y cuando respondan por ellos. No es lo mismo que le pases el contacto a alguien a quien apenas conoces y que no sabes si será buen cliente o no. También ahorita hay que cuidarse porque muchos te ponen con la policía. No sabes cuándo puede pasar esto. Yo les digo: “Si tú respondes y confías en esta persona, no hay ningún pedo, dale mi contacto”. Pero si no, prefiero no trabajar con clientes nuevos.

8. NO PAGUES CON COSAS QUE NO SEAN DINERO

Cuando empecé en esto me tocaron algunas personas que, a falta de dinero, me ofrecieron pagarme con cosas. ¡No hagan eso! Me ofrecieron laptops, relojes, celulares, lentes de cámara, videojuegos y iPads. Yo iba por dinero, no por cosas. Muchas veces les dije: “Mira, te lo guardo y cuando tengas dinero, me lo pagas y te lo regreso”. Pero les valió madre y ya me dejaron las cosas, que por cierto, nunca usé. 

9. NO PONGAS A TU DEALER

A veces la policía le ofrece dinero a un cliente para que lo lleve con el bueno. Otras veces puede ser a cambio de no llevárselos a ellos. Imagina que te agarran con mota o cualquier droga en la calle y te dicen: “A ver, háblale a tu dealer, al que te vende, y a cambio de eso nos lo llevamos a él y a ti no”. A veces ni les dicen eso, se los madrean y les sacan tu contacto. Por eso sólo trabajo con clientes de confianza, creo que es importante seleccionar a tu clientela.

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com