Loading...

 

 

Chespirito es un personaje bastante admirado y respetado, y no del todo en México en realidad, sino curiosamente mucho más en Hispanoamérica y hasta en España.

Es por ello que si ustedes buscan información poco conocida sobre él en Internet se encontrarán con cosas mayormente positivas (curiosidades bonitas y todo eso). Y está bien, el propósito de Mitófago nunca ha sido el difamar o desprestigiar a alguien. Pero sí es su propósito mostrar lo que pocos se atreven a decir o que ignoran sobre varios ídolos históricos que la humanidad (necesita) crear y de los cuales se desaparece su lado negativo.

Chespirito no sólo plagió chistes y rutinas hasta que se cansó, muchas veces, no tuvo la delicadeza de cambiar ni un poco los chistes que le robaba a Groucho Marx o a los Tres Chiflados- sino que incluso, robó la estética prácticamente entera de personajes de iconos de la comedia de talla internacional para reutilizarlos en su programa

He aquí cinco cosas que Chespirito tomó de otros lados, y que pocos saben.

1) El Gordo y el Flaco, Chaplin y otros…

Su robo no se limita únicamente a las rutinas y a los chistes casi a calca de los de Chaplin, El Gordo y El Flaco u otros programas, pues inocentemente podríamos excluirlo de toda culpa, a fin de cuentas, los chistes no son propiedad de alguien, y las rutinas del slapstick son por lo general, sumamente similares y sería difícil, o al menos, tedioso, probar que el creador de “El chavo” se sentó a tomar nota de cada una de las películas de estos genios de la comedia para simplemente reproducir vulgarmente lo que otros genuinos maestros el humorismo habían hecho con el sudor de su frente y con su amplio sentido del humor.

2) Personajes

Pero cuando hacemos una pequeña revisión de algunos personajes “originales” de Gómez Bolaños, es prácticamente imposible negar que el mayor talento de éste hombre fue aprovechar lo poco conectado que estaba México con el mundo exterior en la época en la que Chespirito estaba al aire.

Así pues, averigüemos que tan fresca tienen la memoria, o que tan sinceros están dispuestos a ser cuando una vez más.

Un hombre viejo, sonriente, de lentes que tiene un empleo poco redituable. ¿Casualidad? Tal vez, pero el hecho de que la gorra esté inclinada de manera cínica hacia el mismo lado, me hace dudar demasiado.

Qué curioso que ese hombre al que tildan de “excelente retratista de la sociedad mexicana” haya utilizado un tipo de sombrero que nunca fue popular en México, pero que “casualmente” utilizaba un genio de la comedia desconocido en Latinoamérica: Harold Lloyd.

3) El chavo en el barril ¿De dónde salió la idea?

No es precisamente “robo”, pero como dato curioso debemos mencionar. Diógenes fue un filósofo griego perteneciente a la escuela cínica. Se dice que aunque era rico, no era feliz, por lo que decidió ser “ciudadano del mundo” y abandonó sus riquezas.

Diógenes no tenía dónde dormir, pero encontró un viejo barril que nadie quería, e hizo de él su casa. Empezó a venir gente de muy lejos para ver a aquel extraño hombre que vivía en un barril.

4) Música

Este hecho ya es sumamente conocido entre los cibernautas, los defensores de este robo salen a decir cosas como que “la música de Beethoven no tiene derechos de autor porque es muy vieja”. Aclaremos: La música sí fue plagio, y se pagaron demandas millonarias que no salieron a la luz pública. Y esto es porque a pesar de que la melodía que usó para su programa sí era de Beethoven, Chespirito usó una adaptación reciente del músico electrónico francés Jean Jacques Perrey The elephant never forgets (el elefante nunca olvida).

5) Autoplagio

El autoplagio existe, y consiste en robarnos a nosotros mismos ideas del pasado. Chespirito pecó a grado de exageración, y llegó a repetir el argumento de un episodio de tres hasta cuatro veces (Por ejemplo, dos nuevas vecinas llegan a la vecindad del chavo, cuatro veces lo repitió). Y no hablamos de chistes, sino de argumento, que no es lo mismo.

Claro que Chespirito tuvo virtudes, y las pueden encontrar en cualquier parte del Internet. Sin embargo, no cabe duda que su genialidad por ser original es muy dudosa. Todos tenemos un lado oscuro, y  tenemos derecho a conocerlo, no aplica para ciertas personas sí o no, eso sería censura.

Vía mitófago.com.mx

Comentarios