Loading...

 

 

Hace pocos días, en el prestigioso festival de cine de Sundance, se estrenó el documental Kurt Cobain: Montage of Heck, el primer documental autorizado sobre el líder de Nirvana, al que su propio director, Brett Morgen, se refirió, no sin cierto exceso de confianza, como “el The Wall de esta generación”. Aunque probablemente lo diga no por su documental en sí, sino por la figura que retrata.

Es que Kurt Cobain es un artista que reúne por sí solo varios de los temas, conflictos y emociones que han sido el motor esencial del rock moderno como cultura e ideología: el talento, las drogas, la rebeldía adolescente, la integridad artística, la autenticidad, el compromiso ideológico, la popularidad como conflicto y, en última instancia, el cliché del cadáver joven y apuesto.

Para una figura de este tipo –probablemente el último gran rockstar–, se podría decir que no había suficientes películas que retrataran su vida y su legado (excepto la levemente inspirada en Cobain, Last Days, de Gus Van Sant, o los documentales especulativos sobre su suicidio), algo que este documental vino a subsanar.

Kurt Cobain: Montage of Heck se estrenará en televisión a través de HBO en mayo, pero mientras esperamos para verlo, hacemos un repaso por algunas de las mejores películas para los amantes del rock. En esta lista, incluimos toda clase de films, desde biopics, pasando por documentales, hasta películas acerca de bandas ficticias y falsos documentales (muchos ya deben saber a cuál me refiero).

Estas son 14 películas esenciales para los fanáticos del rock:

#14 Rock Star (2001)

Una película bastante floja y plagada de clichés, pero que recuerdo haber disfrutado cuando la vi por primera vez en mi adolescencia. Mark Wahlberg interpreta a Izzy Cole, un fanático de la banda de heavy metal Steel Dragon (la versión ficticia de Judas Priest), que posee una banda tributo a la misma y que termina siendo elegido para reemplazar a su idolatrado cantante, convirtiéndose así en el Rock Star del título.

Está inspirada en la verdadera historia de Tim “Ripper” Owens, quien cantaba en una banda tributo a Judas Priest y fue elegido para reemplazar a Rob Halford. El film tiene algunos buenos momentos, como la audición de Izzy para reemplazar al cantante de Steel Dragon. Y también aJennifer Aniston.

#13 The Doors (1991)

Al igual que Rock Star, la película de los Doors de Oliver Stone deja mucho que desear y es para ver sin ninguna clase de exigencia cinematográfica, pero es ideal si eres fanático de la banda en cuestión, ya sea Judas Priest (y el heavy metal) o, en este caso, The Doors.

Stone estaba poco interesado en profundizar realmente en la historia de la banda y en su carismático y peculiar líder Jim Morrison, o en explorar los conflictos inherentes a una figura de esa magnitud y a una banda como ésta, sino en mostrar toda una serie de mitos, leyendas, rumores y clichés sobre ellos, sobre la cultura hippie de fines de los 60, sobre los rock stars, sobre la poesía del rock y sobre las drogas.

Es ciertamente disfrutable, de todas maneras, ver a Val Kilmer en el papel de Jim Morrison, si uno logra abstraerse de toda la exageración y afectación que le da el actor.

#12 Sid and Nancy (1986)

Biopic centrada en Sid Vicious, el bajista de los Sex Pistols –una de las bandas punk más influyentes e intensas de la historia del rock–, en particular en su relación con Nancy Spungen, figura central (y trágica) en su vida. Sid Vicious, por su parte, es uno de los más grandes íconos de la cultura punk, y el que llevó al máximo la pulsión autodestructiva del mismo. Sid y Nancy son interpretados por Gary Oldman y Chloe Webb.

#11 Pink Floyd – The Wall (1982)

Con un guión escrito por el propio Roger Waters e inspirado en el álbum conceptual The Wall de su banda Pink Floyd, este musical se centra en un solitario rockstar llamado Pink que comienza a perder la cordura y construye un muro para aislarse del mundo exterior.

Además de ayudar a posicionar al álbum The Wall como uno de los más importantes de la historia del rock, la película marcó a toda una generación que se vio impactada y seducida por esa sugerente música que traía asociados misteriosos y oscuros conceptos.

#10 A Band Called Death (2012)

Como los mejores documentales, A Band Called Death cuenta una historia única y con algo de insólito y emocionante, pero atravesada por una energía punk y un cierto sentimiento de justicia poética, ya que se trata de un trío de hermanos negros de Detroit que prácticamente inventaron el punk sin que nadie se enterara hasta treinta años después, en parte gracias a este mismo documental.

Además de la sorprendente historia musical de la banda Death, el documental es también una conmovedora historia familiar, y una historia sobre el compromiso artístico, la genialidad y el legado en el arte.

#9 A Hard Day’s Night (1964)

El testimonio cinematográfico más logrado de la que es considerada la banda más importante de la historia de la música popular. A Hard Day’s Night es como una canción de los Beatles de las que hacían estragos durante la Beatlemanía, en la que hace énfasis la película: es divertida, original, pegadiza, exitosa, engañosamente liviana pero técnicamente virtuosa, y con una sutil complejidad.

#8 The Runaways (2010)

Biopic de la banda del mismo nombre, pionera del punk hecho por chicas, que sirvió como plataforma de lanzamiento de la carrera de la gran Joan Jett (la de “I love Rock ‘n’ Roll”). La banda tiene una historia muy particular, no sólo por el hecho de ser todas chicas haciendo música que generalmente estaba reservada a los hombres, sino porque fue casi ignorada por completo en los Estados Unidos, pero tuvo un éxito enorme en lejanos países como Japón, algo que refleja el film.

La película tiene una muy buena interpretación de la generalmente insustancial Kristen Stewart, que interpreta a Joan Jett. En el papel de la cantante principal de la banda, Cherie Currie, aparece Dakota Fanning, en la película que nos hizo darnos cuenta que Dakota ya no era una pequeña e inocente niña.

#7 Hedwig and the Angry Inch (2001)

Y siguiendo con las subversiones de género dentro del ámbito tradicionalmente masculino y viril del rock, la maravillosa Hedwig and the Angry Inch (dirigida, escrita y protagonizada por John Cameron Mitchell, y basada a su vez en una obra musical de su autoría) tiene como protagonista al líder transexual de una banda en Alemania Oriental. Está inspirada en el Glam Rock y su estética andrógina, presente en artistas como David Bowie.

La “pulgada furiosa” del título (“Angry Inch”) hace referencia a la malograda operación de cambio de sexo que sufrió Hedwig, quien quedó con un órgano genital ni masculino ni femenino de una pulgada de largo. Una premisa curiosa y original, que de alguna manera refleja cabalmente un espíritu a tono con la esencia del rock.

#6 Almost Famous (2000)

La revista Rolling Stone, con todas sus luces y sombras, es una referencia inevitable en la historia oficial del rock, y Cameron Crowe, periodista musical devenido en director de cine, fue parte del fenómeno durante sus años de gloria en la década de 1970.

De modo que no desperdició la oportunidad de llevar al cine una historia inspirada en sus propias experiencias cuando comenzó a trabajar para la revista con sólo 16 años, siguiendo las giras de bandas como The Allman Brothers, Led Zeppelin y Lynyrd Skynyrd. Si Hunter S. Thompson o Lester Bangs vieran Almost Famous probablemente vomitarían del asco, pero es una película bastante entretenida y ocasionalmente emotiva.

#5 Alta Fidelidad (2000)

Esta película basada en el libro homónimo de Nick Hornby, es la única de esta lista que no pertenece al género “musical” estrictamente, ya que en realidad sería simplemente una comedia romántica (con algo de drama).

Sin embargo, el protagonista –Rob Gordon, interpretado por John Cusack– es un gran melómano que posee una tienda de discos y tiene amigos igualmente melómanos. En la obsesión del personaje con la música pop y rock, en la constante referencia a artistas, canciones y letras, y en el importante papel que juegan estas cosas en su vida personal y amorosa (tiene aquella célebre frase de “¿Escucho esta música porque estoy deprimido o estoy deprimido porque escucho esta música?”), muchos nos sentimos identificados.

#4 Control (2007)

Una de mis biopics favoritas, centrada en la gran banda Joy Division, pero especialmente en la atribulada y breve vida de su líder, Ian Curtis.

Anton Corbijn, quien debutó como director con esta película, había trabajado antes como fotógrafo para Joy Division, por lo que contó con un profundo conocimiento del funcionamiento interno de la banda, de la dinámica entre sus integrantes, y de las notorias características de Curtis, incluyendo su epilepsia, que le inspiró sus célebres bailes en el escenario.

#3 24 Hour Party People (2002)

Una película relacionada a la anterior, pero bastante más alegre, humorística y colorida, y ciertamente menos atada a los hechos reales, algo que la propia película reconoce.

Se centra en Tony Wilson, el legendario fundador del sello Factory Records en Manchester y figura central del surgimiento en esa ciudad de una gran escena rockera, durante la década de 1980, denominada “Madchester”. Ésta fue dominada por bandas como Joy Division, New Order y Happy Mondays.

La película dramatiza algunos datos de la biografía de Tony Wilson (quien además tiene un muy breve cameo) pero los combina con rumores y leyendas urbanas, reflejando así tal vez más fielmente el espíritu de la época y su significado cultural e histórico.

#2 Escuela de Rock

La exitosa película de Richard Linklater es una simple comedia liviana, despojada de los aspectos más provocativos o incendiarios del rock y orientada para toda la familia, algo que tal vez los rockeros más fervorosos no encuentren muy atractivo, pero tiene la virtud de ser extremadamente divertida y de tener a un Jack Black en un papel inimaginable para cualquier otro actor, perfecto para él. Durante un tiempo se manejó la posibilidad de realizar una secuela, pero el proyecto nunca prosperó, lo que probablemente haya sido mejor.

#1 This is Spinal Tap (1984)

This is Spinal Tap es la mejor sátira del mundo del rock más tradicional, principalmente de géneros como el hard rock o el heavy metal, que generalmente tendían a ser extremadamente solemnes y tomarse a sí mismos demasiado seriamente.

Además de ser graciosísima, la película es pionera en el fascinante género de losmockumentaries (falsos documentales) y utiliza este formato para exponer el absurdo y la excentricidad de sus pretenciosos protagonistas, integrantes de la ficticia banda Spinal Tap. También, naturalmente, para mofarse de los verdaderos y serios documentales que proliferaban en la década de 1970 acerca de bandas de rock de este tipo.

Todos los lugares comunes del rock son adoptados y subvertidos para dar pie a situaciones hilarantes, como el uso de la figura del baterista –siempre outsider y menospreciado– para el chiste recurrente de la película que más ha perdurado en el tiempo.

Vía cine.batanga.com

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com