Loading...

El bienestar económico pasó a derroche y desde lo más alto cayeron a lo más bajo. Jugadores que tuvieron todo, pero también lo perdieron todo.

El fútbol catapulta, salva al profesional. De la noche a la mañana puede llevar al más pobre a la economía del más rico. No obstante, hubo casos de jugadores que desperdiciaron todo lo ganado.

Garrincha, la figura del Mundial 1962, vivió feliz en lo bajo, cuando llegó a la cima el vértigo le ganó. Murió sumido en la enfermedad y en la pobreza. El caso más emblemático, pero no el único en Brasil: Adriano, “El Emperador”. Trasladó su irregularidad fuera de la cancha dentro. Las drogas y el alcoholismo lo bajaron de la cima en muy poco tiempo. Hoy, de la fortuna que supo tener, le queda poco.

Otros casos sudamericanos fueron los de Iván Zamorano y Hugo Sotil. El chileno sufre serios problemas financieros hoy en día, mientras que el peruano que jugó en Barcelona y representó a la Bicolor en dos Mundiales, gastó casi todo en deseos terrenales y por ello fue echado del equipo culé. Hoy vive modestamente, sin los lujos que tuvo en Europa.

Bosman le ganó a la UEFA pero perdió 700 mil euros por el alcohol

Andreas Brehme, autor del penal de la final del Mundial 1990 pasa por una delicada situación financiera: vendió su casa de 400 mil euros ante deudas de la justicia por 200 mil y la situación es aún peor. El histórico Franz Beckenbauer aseguró que es una obligación de Alemania ayudar al que supo darles un Mundial.

Jean Marc-Bosman, el hombre que le ganó a la UEFA en los tribunales, cambió para bien la vida económica de todos los futbolistas, pero el belga hoy vive de las subvenciones de su país. Tiró por la borda los más de 700 mil euros que recibió como indemnización del juicio. Su perfil de alcohólico le ha jugado en contra en todo momento.

***Vía Bola VIP

Comentarios