En el ámbito profesional, es necesario tener siempre en cuenta quién es quién, empleado y jefe, porque aunque se tengan mucha confianza, lo más recomendable es guardar sus distancias y evitar mencionar algunas palabras que pueden mermar la relación laboral. Es por ello que en enlistamos las 10 frases que por anda del mundo tienes que decirles a tus superiores.

Recuerda que aunque la relación ya esté afectada y los roces sean constantes, siempre es bueno terminar en las mejores condiciones posibles para continuar con una buena vida profesional.

1. ¡Imposible! No se puede hacer

Esta frase denota muchas cosas de quien lo dice, y aún más en cuestión profesional. En primera instancia, el jefe puede pensar que la persona que él creía capaz para determinado asunto, no lo es, y por tal razón, la persona no será tomada en cuenta, ni se le dará un valor significativo. Sin duda, estas son las palabras que ningún superior quiere escuchar. Recuerda siempre argumentar y tener bases sólidas para enfrentar situaciones complicadas.

2. “No me pareció que fuera tan importante”

Es la peor excusa que puedes dar a tu jefe cuando se te ha olvidado hacer algún trabajo que te encomendó. En muchas ocasiones, no le das importancia a los trabajos que crees son un capricho de tu superior, pero en cuestión laborar, lo mejor es darle prioridad a dichas peticiones, para tener una buena relación profesional. Muchas de las decisiones pueden ser subjetivas y es mejor llevar el orden establecido por tu líder a la hora de hacer el trabajo.

via GIPHY

3. “No tengo tiempo para eso”

Esta no es una respuesta valida para cualquier jefe, pues se da por entendido que todos en la oficina están ocupados realizando sus respectivas actividades. Lo más recomendable es decir, que si lo puedes realizar, pero en determinado tiempo, no inmediatamente porque estas haciendo otras tareas que también son importantes. En dado caso, él te dirá cuál es la prioridad a realizar.

4. “Eso no es parte de las obligaciones de mi cargo” o “ese no es mi trabajo”

Son frases muy recurrentes cuando se presenta carga laboral. Hay que tener en cuenta que en todas las empresas hay ocasiones en las que requieren del apoyo de sus empleados, ya sea de quedarse tiempo extra o de hecho con días. Estas situaciones no se presentan siempre, por lo cual es importante estar disponible y no contestar con alguna de estas oraciones.

5. ¿Esto es lo mejor que pudieron hacer?

No es bueno decir esta frase cuando te refieres a algún evento organizado por la compañía, a la instalación de nuevo equipo, etc.; ya que tu supervisor puede pensar que te crees superior a los demás, y que menosprecias el trabajo de tus compañeros, definitivamente no es el mejor comentario que puedes emitir.

via GIPHY

6. “Eso es pan comido”

Estas palabras se han mencionado durante años, en ocasiones con un sentido ofensivo, el cual puede mal entender tu jefe y hasta llegar a pensar que consideras que el trabajo que realizas es tonto.

7. “Si no me das un aumento, renuncio”

Cuando un empelado menciona esta fracase a su jefe, es casi seguro que la respuesta sea: “vete”. A ningún superior le gusta recibir un ultimátum y menos por parte de sus trabajadores. Si quieres un aumento de sueldo, lo mejor es agendar una platica con él, y pedírselo de una forma más suave, con argumentos que validen dicha petición. Dependiendo de la respuesta, podrás decidir lo que vas a hacer. En la forma de pedir, está el dar.

8. “No me pagan bien por esto”

Para esta afirmación, un jefe puede tener varias contestaciones, por ejemplo, “Entonces renuncia y deja que tu potencial desperdiciado se destape en otra parte”. Cuida de decir esto frente al jefe a alguno de sus allegados, pues él lo puede tomar a mal y decidir prescindir de tus servicios.

via GIPHY

9. “No me dijiste eso”

No esperes que tu jefe te de las instrucciones paso por paso, es parte del trabajo, que el empleado desarrolle iniciativa, para tratar de realizar el trabajo lo mejor posible. Cuando un jefe escucha estas palabras, inmediatamente le da dolor de cabeza.

10. “Bufffffffffff”

Este sonido nasal que hace referencia al bufido de un toro, es una de las expresiones más molestas para los jefes. Es considerada como una agresión pasiva, la cual se hace presente cada que no estas de acuerdo con las ordenes de tu superior, quien lo interpretará como fastidio. Si piensas que las cosas pueden ser de otro modo, es bueno que aportes tus ideas, pero el modo es importante; comenta con él lo que piensas para mejorar las condiciones laborales y el trabajo mismo.

via GIPHY

¿Si tú fueras el jefe, te molestaría escuchar estas oraciones?

Vía De 10

Comentarios

//soundmeup.com
//soundmeup.com