Loading...

En el sexo no hay reglas. Así como existen mujeres que matarían por un pene del tamaño de una bazuca, otras prefieren algo más discretito. O bien, quizás algunos hombres se consideren fans del sexo oral y otros, simplemente lo aborrecen.

Y sí, así es esto del abarrote. No a todos nos gusta lo mismo. Sin embargo, hay cosas que nomás no se hacen, que matan la pasión de (casi) cualquiera. (Al menos de la que esto escribe):

No, calcetines… ¡NO!

Sí, está canijo el frío. No, no tienes por qué dejártelos durante la faena. No hay nada más atractivo que ver a una persona sin NADA de ropa a la hora de tener sexo. El que se dejen los calcetines es como esa franja negra que les sale a las películas piratas en la parte de abajo y que a pesar de que puedes ver la película, te desconcentra.

¿Qué tal que lo hacemos sin condón?

¡Por supuesto! Hoy por la mañana desperté con ganas de contagiarme de herpes o del Virus de Papiloma Humano, pues creo que mi vida es sumamente aburrida y quiero inyectarle algo de emoción. O… ¡no! Espera un momento. Quiero tener un hijo contigo, a pesar de que no te conozco y sé que mañana ni siquiera recordarás mi nombre. #NOT

Trago amargo

Cuando uno le hace sexo oral a alguien es importante definir si queremos, o no, que terminen en nosotros/as. Una puede estar muy concentrada en su chamba y de repente sentir algo caliente con sabor amargo… Sin duda existen miles de mujeres (y hombres) a los que no les molesta, sino que incluso les gusta. Al menos avisen.

¡Di mi nombre! ¡MI NOMBRE!

Por fin te encuentras bajo las sábanas con ese ser maravillosamente hermoso. Por algún motivo, se convierte en un ser odiosamente narcisista. Te pide, de la nada, que le hagas todo tipo de proezas para que ÉL disfrute del momento. Jamás te pregunta si lo estás disfrutando o si va por el buen camino. Él sólo quiere llegar al orgasmo sin percatarse de que: oh, ¡sorpresa! Tú también quieres pasarla bien.

Olor a taparrabo

Un estudio hecho por la doctora Rachel Herz, en la Universidad Brown en Rhode Island, reveló que el aroma de los hombres es un aspecto esencial para que las mujeres se sientan atraídas sexualmente hacia ellos. La doctora Herz analizó si la compatibilidad entre dos personas depende del olor de cada uno y no sólo corroboró esto, sino que también descubrió que les atraían los chicos con aromas muy diferentes a los de ellas. Es decir, si alguno de ellos olía a algo que les resultara familiar, como por ejemplo sus papás, ellas huían en sentido contrario.

Ahora bien, eso no significa que a todas nos guste el olor a Taparrabo No. 5. Por ejemplo: son las ocho de la noche y recién salen del Metro Balderas, que por cierto, estaba hasta la matraca de lleno. Al mediodía se comieron una torta cubana y por si fuera poco se les cayó encima la salsa roja. Al llegar a sus casas, no crean que huelen a rosas, así que si intentan hacer una movida chenchualona para echarse un quiebre sin antes haberse lavado los dientes, haberse bañado, o de perdida, haberse cambiado de ropa, lléguenle lejos.

Órale, está enorme tu cicatriz

Agh. Ninguna mujer, ningún hombre, ningún ser humano tiene un cuerpo perfecto. Muchos tenemos pancita, celulitis, cicatrices, lunares o marcas de nacimiento y no todas les parecerán sexies a todos. Si algo te resulta llamativo y le lanzas un comentario ofensivo, seguramente matarás la llama de la pasión. Además, tú tampoco vendes piñas, ¿eh?

Besos de ceniza

Fumadores, no se alteren por las siguientes líneas: besar a alguien con sabor a cigarro no está dentro del Top Ten de muchos. Después de cierto tiempo, el cigarro se aceda en la boca y queda un sabor amargo… Échense un chicle, por lo menos.

¿No sabías de esto?

Si te sientes Nacho Vidal o Kendra Lust es tu problema. El que seas “experto” en el sexo no te da la autoridad para hacer sentir menos a la persona con la que estás. Probablemente sepas de algunas movidas que son una maravilla, pero seguramente no conoces todas. Así que no te hagas el machín (o la amazona) y dedícate a descubrir a tu pareja.

Desde el Olimpo

¿Tienes buena autoestima? ¿Consideras que tienes todo para satisfacer a un hombre o a una mujer? Genial, bien por ti. ¿Quieres que te ponga en un altar y te diga que eres lo mejor que le ha pasado y que nunca antes había conocido a alguien como tú (a pesar de creer lo contrario)? Olvídalo, no sucederá. De hecho, lo más probable es que ni siquiera tenga deseos de volver a verte si le pides que te considere un dios.

Échale ganitas

Tener sexo con alguien que se queda inmóvil es como practicar la necrofilia. Si no te mueves y no dices ni una sola palabra, lo único que podrás conseguir es que la otra persona se sienta desorientada y nunca jamás quiera volver a tener sexo contigo. No es como para que te conviertas en un poli de tránsito, pero al menos podrías mostrar un poco de emoción e iniciativa.

Así que ya saben, no son carreras, pero tampoco son fregaderas. Al menos ya saben que estas cosas pueden tirar para abajo a muchos…

Vía Chilango

Comentarios